Etiqueta: UCI

Las comarcas aragonesas en fase 2 suman alrededor de 320 positivos

La Dirección General de Salud Pública detectó ayer 48 nuevos casos de coronavirus en Aragón, de los cuales 22 se corresponden con la provincia de Huesca y 26 con la de Zaragoza. Ninguno de ellos en Teruel. Además, durante la jornada de ayer en la comunidad aragonesa se registraron dos ingresos en planta. Los nuevos casos se están estudiando para establecer su vínculo con los casos ya conocidos y, de momento, 15 se corresponden ya con las comarcas de Bajo Cinca, Cinca Medio y La Litera, y 13 con la comarca de Bajo Aragón-Caspe. De este modo, las comarcas aragonesas que han pasado a fase 2 acumulan, según datos provisionales, alrededor de 320 positivos.

En los centros hospitalarios aragoneses actualmente hay 42 camas en total ocupadas por pacientes afectados por coronavirus o por sospecha del mismo -3 en UCI y 39 en planta-. La Comunidad tiene en estos momentos un total de 193 camas de UCI con respirador y 4.066 camas de hospitalización convencional lo que supone, teniendo en cuenta la ocupación de pacientes COVID y también los ingresos de pacientes de otras patologías, una disponibilidad del 61 % de camas UCI y del 42 % en las de hospitalización convencional.

En el Hospital Clínico Universitario de Zaragoza permanecen 22 personas ingresadas y siete en el de Barbastro, una de ellas en la UCI. El Hospital San Jorge de Huesca presenta cuatro ingresos y tres el Miguel Servet de la capital aragonesa, de los que dos permanecen en la UCI. Se contabilizan tres ingresos en la Clínica Montpellier, un ingreso en el Nuestra Señora de Gracia (Zaragoza), Obispo Polanco y San José (Teruel) y ninguno en el resto de centros hospitalarios aragoneses (Royo Villanova, Hospital General de la Defensa, Hospital de Alcañiz y Ernest Lluch de Calatayud). El total de casos detectados en Aragón es de 6.312.

https://www.eldiario.es/aragon/sociedad/comarcas-aragonesas-suman-alrededor-positivos_0_1042896057.html

Mirar el dato semanal de contagios de COVID-19 muestra una imagen más real de la pandemia

A punto de que decaiga el estado de alarma y todo el país avance a la ‘nueva normalidad’, la epidemia de coronavirus «está muy controlada», ha dicho Fernando Simón, director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias en su último viernes frente a los micrófonos. A partir de ahora, comparecerá dos veces a la semana –lunes y jueves–, por lo que las interpretaciones de Sanidad ya no serán cada tarde, sino que agruparán más días. En realidad, mirar lo que ocurre en la semana, y no la cifra de contagios diarios, permite dibujar un panorama más real de la evolución del virus porque el dato que da el Ministerio de las últimas 24 horas está infraestimado.

Todos los días, Sanidad pone en su balance un número de casos diagnosticados el día previo, pero también una cifra de casos diagnosticados en los últimos siete días (de lunes a lunes, de martes a martes…). Si comparamos ambas cifras (en el primer caso sumando cada uno de los datos diarios de los últimos siete días), la segunda es mayor. Así, en la última semana, si miramos solo la columna de diagnósticos en las últimas 24 horas, obtendremos 732 casos, pero si observamos las detecciones en siete días, es más del doble (1.520). Y lo mismo ocurre en las anteriores semanas desde que empezó a darse de esta manera la información.

La explicación es que hay casos que las comunidades autónomas notifican con retraso, es decir, no fueron trasladados al Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias en el momento en que se hizo la prueba, sino más tarde. Estos casos no aparecen en la columna de detecciones en las últimas 24 horas, pero sí en la semanal, una vez que se colocan en su día correcto, es decir, en el que efectivamente se diagnosticó. Por eso los notificados, que resultan de restar la cifra total de contagios desde el inicio de la pandemia de un día a otro, son tantos.

Si analizamos la evolución de forma diaria, también podemos ver este desfase. Por ejemplo, el 19 de junio el balance del Ministerio informaba de 154 casos diagnosticados el día anterior, pero al hacer la media del dato acumulado en la última semana que dio ese mismo día Sanidad, el número de contagios escala hasta los 217. Y hasta los 283 si tenemos en cuenta lo correspondiente a los últimos 14 días. No obstante, de este último no podemos saber cuántos se corresponden con una semana y cuáles con otra.

El ritmo decrece

Más allá del dato diario, lo que también permite ver la cifra semanal es que la epidemia continúa con su ritmo descendente. En plena desescalada, el número de positivos ha pasado de los 2.177 en la semana del 5 de junio a los 1.955 una después y a los 1.520 esta última. También se puede ver esta tendencia en el número de casos sospechosos que identifica el sistema sanitario y de los que hay información cada viernes: este último, han sido 28.375, entre los detectados en Atención Primaria y hospitales; la anterior semana, 30.946; y en una más atrás, 32.954. De ellos, se hace una PCR a alrededor del 91%, según los últimos datos.

El virus, ha reiterado Simón este viernes, aunque «en muy poca cantidad, todavía circula». Lo ocurrido en otros países que ya habían doblegado la curva, como China o Alemania, que han registrado fuertes rebrotes, hace saltar las alarmas, lo que ha conducido a Salvador Illa ha lanzar un mensaje «de que no podemos relajarnos» y «debemos ir con cuidado», zanjó el jueves en su comparecencia en la Comisión de Reconstrucción Social y Económica del Congreso de los Diputados. En un mes y medio, España ha detectado 34 brotes, con 982 casos asociados. Nueve de ellos actualmente están activos, pero Sanidad considera que todos están «bajo control».

El riesgo sería que estos focos se descontrolaran y volvieran a generar transmisión comunitaria como la del principio de la emergencia sanitaria. Entonces, solo en un día, por ejemplo el 31 de marzo, llegó a haber más de 9.000 casos nuevos. No obstante, en ese momento el sistema de información era diferente y esa bolsa eran notificaciones de casos que podían haberse contagiado o diagnosticado en días anteriores. Según ha reiterado Sanidad en varias ocasiones, en ese punto el objetivo de las cifras era controlar la curva, es decir, servía con que hubiera un dato agregado de casos, pero el sistema cambió a mediados de mayo.

Esto ha provocado enormes desajustes y confusiones y rompió la serie histórica de datos, muy en concreto la de fallecimientos, que ha permanecido congelada dos semanas hasta este viernes. Tras la revisión, Sanidad ha informado de que hay 28.315 fallecidos desde el inicio de la pandemia.

El cambio en el sistema

La modificación afectó a la forma en que las comunidades trasladaban la información al CCAES: pasaron de dar un número total de notificaciones, que podían ser fallecimientos o contagios ocurridos días antes, a una notificación individualizada. Es decir, las autonomías deben cargar cada caso en una plataforma que gestiona el Centro Nacional de Epidemiología. De ahí coge los números el CCAES, que consigna cada caso a la fecha en que le corresponde. Esto es posible porque las fichas de cada uno incluyen información detallada (edad, sexo, fecha de inicio de síntomas, de contagio, de defunción…).

Por lo tanto, la celeridad con la que las comunidades aporten estas encuestas y las suban influye en que la imagen de diagnósticos o fallecimientos diaria sea más o menos real. Una limitación que, según algunos expertos, no ha sido adecuadamente explicada por Sanidad. «Esto de seguir dando datos diarios, cuando no están consolidados, es un error. Es mejor parar, espaciar la información, y darla consolidada y de forma más fiable. Porque de esta manera se genera mucha incertidumbre en la población», afirmaba Fernando Rodríguez Artalejo, epidemiólogo y director de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Autónoma.

El especialista opinaba que el sistema con el que el ministerio ha ido notificando los casos «deseablemente debería ser mejor» porque «ha habido muchos cambios de criterio, hay retrasos y, por ejemplo, el efecto fin de semana, en el que se infranotificaba, no es defendible». Sanidad ha justificado que el cambio en el sistema posibilita ofrecer una imagen más real y detallada de cada caso, algo que es necesario para el momento de la epidemia en el que nos encontramos, en el que el objetivo ya no es doblegar la curva, sino detectar de forma precoz para evitar que los brotes se descontrolen.

https://www.eldiario.es/sociedad/dato_0_1039746979.html

Sanidad cifra en 28.313 las personas fallecidas por COVID-19 tras la revisión global de los datos

El Ministerio de Sanidad ha actualizado la cifra de fallecidos con coronavirus desde el inicio de la pandemia y a fecha 17 de junio la ha situado en 28.313 personas, 180 de ellos con fecha de defunción en los últimos 14 días. El dato llega tras la revisión y corrección de las series de datos proporcionados por las comunidades autónomas. Desde hace días, el ministerio mantenía congelada la cifra de decesos asociados a la pandemia, que se había quedado en 27.136, aunque el último número antes de cambiar el sistema de notificación había escalado hasta un máximo de 28.752.

Sanidad ha ofrecido este dato después de un proceso de limpieza de las series y tras las semanas de desbarajustes detectados en los informes que cada día hace públicos. Esta cifra se alcanza tras la validación de las fichas individuales de todas las personas fallecidas que tenían una prueba analítica positiva por COVID-19, es decir, son casos confirmados. El ministerio decidió paralizar la contabilización total de decesos el pasado 7 de junio «ante la dificultad de ofrecer datos sólidos y estables», pero tras corregirse «esta será la base sobre la que se va a trabajar», ha explicado Fernando Simón, director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias.

Según los datos aportados por Sanidad, el número de fallecimientos ha bajado en los últimos días en una «clara tendencia descendente», ha dicho Simón. Así, del 10 al 17 de junio los decesos han sido: 23, 16, 9, 6, 8, 7, 5 y 2. Las dos o tres últimas cifras pueden estar todavía sujeta a actualización por retrasos en la notificación que se recuperan en los días siguientes, pero la serie permite concluir «que estamos en unos niveles realmente bajos», ha explicado el responsable. 

La estadística de decesos, que no obstante aún puede sufrir alguna «ligera» variación, se corresponde con casos de personas con COVID-19 confirmado con prueba microbiológica. Junto a ello, hay otras dos fuentes de datos: la del INE y la del Sistema de Monitorización de la Mortalidad (MoMo), del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII). Ambos organismos han hecho estimaciones sobre el «exceso» de mortalidad para un periodo concreto. El MoMo reporta 43.360 muertes hasta el 22 de mayo, es decir, se ha observado un incremento muy importante de la mortalidad, adicionales a los 28.313 ya confirmados.

De ellos aún no es posible saber cuántos están asociados a la COVID-19, que es algo que se prevé depurar en los próximos meses, aunque según explicaba Amparo Larrauri, responsable del equipo del MoMo «nunca llegaremos a saber cuántas de  más fueron directamente por COVID-19». «Será una parte no desdeñable y se centrará en el periodo pico de la epidemia, en el cual la capacidad diagnóstica era menor», ha explicado Simón en la rueda de prensa. También se incluyen ahí las muertes indirectas por la pandemia, es decir, las de aquellas personas con otras patologías que retrasaron sus consultas médicas y empeoraron por miedo al contagio, por el aislamiento o la sobrecarga del sistema sanitario.

El ministerio también ha ofrecido este miércoles datos sobre ingresos que ahora ya no da en su balance diario. Hasta el momento se han detectado más de 245.000 casos de la enfermedad desde el estallido de la epidemia en nuestro país, y de ellos, permanecen a día de hoy hospitalizados 1.994. En el pico, en torno a la segunda semana de abril, llegó a haber unas 40.000 personas, la mitad del total de ingresados en todos los hospitales, ha explicado Sanidad. En Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) hay 312 pacientes, que llegaron a ser más de 5.000 en las fechas de mayor presión asistencial, con muchos territorios al borde del colapso. 

A algo más de 24 horas de que decaiga el estado de alarma y toda España entre en la ‘nueva normalidad’, que guiarán las comunidades autónomas, Simón ha indicado que «la epidemia está muy controlada», pero el virus, «aunque en muy poca cantidad, todavía circula». En el último mes, desde el pasado 11 de mayo, se han detectado 34 brotes a los que se asocian 982 casos. De ellos, nueve están activos, pero todos «bajo control», según ha informado Salvador Illa. Estos focos están asociados a mataderos o actividades de temporeros, residencias de ancianos y hospitales, algunos casos importados y «pocos» a «comportamientos incívicos».

Cambio en el sistema de notificación

El reajuste de los datos se produce tras la confusión generada tras el cambio de sistema de notificación a mediados de mayo. A partir de entonces, entró en vigor una nueva estrategia de vigilancia y detección precoz que modificó la forma en que las comunidades autónomas trasladaban sus números a Sanidad. Hasta ese momento, lo hacían de forma agregada, es decir, un número total de casos que se enviaban al Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES). De ahí se restaba el total anterior y se obtenía una cifra diaria. Sin embargo, eran notificaciones, es decir, había casos de fallecimientos o contagios, por ejemplo, que podían haber ocurrido hace tiempo pero que se comunicaban en ese momento.

Con la nueva estrategia de deteccion precoz, la notificación pasó a ser individualizada, de forma que las autonomías notifican cada caso e incluyen información detallada en una plataforma que gestiona el Centro Nacional de Epidemiología. De ahí coge los números el CCAES, que consigna cada caso a la fecha en que le corresponde. Por eso, de acuerdo a la celeridad de las comunidades en trasladar la información pueden darse retrasos, de forma que en un día concreto se notifique un fallecimiento o un caso que corresponde a días anteriores, por lo tanto, ya no aparecerá en el día del que informa Sanidad.

https://www.eldiario.es/sociedad/Sanidad-fallecidos-COVID-19-personas-revision_0_1039746416.html

Radiografía de un colapso: cómo los recortes y las privatizaciones anticiparon el desborde del sistema sanitario en Madrid

El 20 de marzo, viernes. Dos hospitales públicos de la Comunidad de Madrid se quebraron. La oleada de pacientes provocada por la pandemia de COVID-19 sobrepasó los centros Severo Ochoa (Leganés) y Príncipe de Asturias (Alcalá de Henares). Llevaban días en situación «dramática», según contaban sus sanitarios, y aquella jornada solicitaron que trasladaran pacientes a otros hospitales al verse sobrepasada su capacidad de atención.

Otros hospitales bordearon situaciones similares: en el Universitario de Getafe, en Fuenlabrada, en el Doce de Octubre, en La Paz… Además, hasta 70 centros de Atención Primaria (incluidos de urgencias) cerraron para alimentar con sus profesionales el centro provisional de Ifema ante la falta de personal disponible.

La pandemia ha provocado una situación sin precedentes, pero detrás de esa excepcionalidad se escondía en Madrid una debilidad adquirida a conciencia. «Todos los años de recortes han hecho que el sistema se quedara muy adelgazado», reflexiona el responsable del sector sanitario de UGT, Julián Ordóñez. ¿Recortes? La que fuera presidenta de Castilla-La Mancha, consejera de Infraestructuras de la Comunidad de Madrid y secretaria general del PP, María Dolores Cospedal, aseguraba que los ajustes presupuestarios impuestos desde 2011 estaban «salvando los servicios públicos de la quiebra» y que su deterioro era una «falacia de la izquierda».

Pero los recortes quedaron plasmados en las cuentas oficiales. La Comunidad de Madrid gastó en sanidad –no presupuestado sino gasto real– 8.438 millones de euros en 2011. Fue el pico. En 2018 el gasto, aunque remontó después de la crisis, fue todavía menor: 8.388 millones, según la Estadística del Gasto Sanitario Público del Ministerio de Sanidad. Entre medias, esa cifra estuvo por debajo de los 8.000 millones en los años 2012, 2013, 2014, 2015 y 2016. Mientras tanto, la «población con derecho a la asistencia sanitaria pública» en la Comunidad de Madrid crecía. En 2008 eran 6,31 millones de personas y en 2018 llegó a los 6,78 millones. Un 7,4% más, según los datos del Gobierno regional.

Menos camas de hospital

Detraer recursos tuvo consecuencias mensurables en el sistema sanitario público de la región. Los colapsos en el máximo de esta oleada de COVID-19 se han focalizado en los hospitales. La llegada de pacientes a las urgencias desencadenaba una secuencia de embudos. Sin suficientes camas en las plantas para ingresar enfermos aislados, se concentraban en los servicios de urgencias que se vieron obligados a habilitar zonas impensables en otro momento. «Se han puesto casi todas las plantas y el personal disponible», describieron en Fuenlabrada. En el Severo Ochoa se colocaron camas en el gimnasio, sillones en lo quirófanos, las habitaciones individuales se transformaron en dobles.

Mientras tanto, en los últimos días de marzo se sucedían las indicaciones desde la Consejería de Sanidad para que no se trasladara a mayores con enfermedades desde los servicios de Atención Primaria. En la comunicación aseguraban estar «procurando el mayor bien al mayor número de personas posible», pero en realidad señalaban como candidatas a no merecer atención hospitalaria a personas de 80 años. Lo mismo sucedía en las residencias, que recibieron protocolos indicando que no se trasladara a los enfermos de COVID-19 por la falta de camas disponibles.

La cuestión es que, en 2018, el último ejercicio recogido en las memorias del Servicio Madrileño de Salud (Sermas), había menos camas de hospital en la Comunidad de Madrid que una década antes: 14.334 frente a 14.957 en 2008, según reflejan esas memorias oficiales. Se da la particularidad de que, durante esos años, el Gobierno de la Comunidad adjudicó e inauguró tres nuevos hospitales de gestión privatizada en Móstoles (el Rey Juan Carlos), Collado Villalba y Torrejón de Ardoz.

El plan de Aguirre supone para las arcas de Madrid un desembolso de 6.800 millones de euros, aproximadamente, desde 2010 a 2040. Son 1.800 millones por el hospital de Collado Villalba, 2.900 por el de Móstoles (ambos de Quirón Salud) y 2.100 por el de Torrejón (Ribera Salud).

En la pandemia de 2020, la región no ha podido contar con 250 camas hospitalarias comprometidas en los planes obligatorios de ampliación de los siete hospitales semiprivatizados puestos en marcha por el Ejecutivo de Esperanza Aguirre entre 2007 y 2008. Las concesionarias que construyeron los edificios y gestionan la parte no sanitaria de los centros a cambio de un canon anual no han cumplido las exigencias que debieron completarse en 2017. La merma está en los hospitales Infanta Sofía (San Sebastián de los Reyes), Infanta Leonor (Vallecas), Infanta Cristina (Parla) del Sureste (Arganda del Rey), del Tajo (Aranjuez) y del Henares (Coslada), más el trasladado Puerta de Hierro. La Consejería de Sanidad explicó en marzo pasado que esas ampliaciones estaban planeadas, pero «lleva varios meses acometer» las obras.

Plantillas menguadas

«Necesitamos recursos materiales, pero también humanos«, pedía una sanitaria del Severo Ochoa el 23 de marzo pasado. La exigencia sobre médicas y enfermeros en la Comunidad de Madrid ha sido máxima. Una plantilla obligada a tomar decisiones sobre a quién dar una cama de UCI, gestionar áreas de urgencia saturadas o comprobar cómo los contagios entre los sanitarios se multiplicaban. «No va a haber psiquiatras para cuando todo esto acabe», describían los profesionales. A la pandemia de COVID-19, los servicios sanitarios madrileños han llegado menguados también en recursos humanos. Las mismas memorias del Sermas muestran que, al acabar 2018, había 54.531 sanitarios de todas las categorías, frente a los 55.433 consignados en 2010. Tras los recortes, en 2015 y 2016 la plantilla se recuperó un poco, pero no lo suficiente.

Así, cuando se diseñó el hospital de campaña de Ifema, la Comunidad de Madrid llegó a dejar sin servicio unos 70 centros de Atención Primaria para reorganizar el personal y asignar sanitarios al hospital provisional. La Atención Primaria ha experimentado los ajustes presupuestarios y le cuesta mucho recuperar terreno. La memoria del Sermas de 2008 recuenta 457 centros de Primaria entre centros de salud, consultorios locales y de atención rural. La de 2018 consigna 430.

La Comunidad de Madrid tuvo que ampliar de urgencia la plantilla en las semanas mas exigentes de la COVID-19. Después, planeó dejar extinguirse muchos de los contratos que eran temporales. La denuncia pública del sindicato CCOO hizo rectificar esos planes. La Consejería de Sanidad se comprometió a ir prolongando unos 10.000 contratos hasta el 31 de diciembre. La semana pasada, el sindicato médico Amyts aseguró que muchos profesionales estaban renunciando a la prolongación por las nuevas condiciones diseñadas: contratos sin lugar asignado que permiten destinar al sanitario a múltiples centros durante la duración del compromiso laboral. El consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, respondió que el que no ha renovado es porque no ha querido.

https://www.eldiario.es/madrid/Radiografia-colapso_0_1036947009.html

Las muertes diarias con coronavirus se elevan a 70 mientras los nuevos contagios descienden a 246

El Ministerio de Sanidad ha facilitado pocos minutos después de las 4 de la tarde los datos acerca de contagios y muertes por COVID-19 en España en las últimas 24 horas. Ha habido 70 fallecimientos confirmados, un pequeño repunte respecto a los últimos dos días: el viernes hubo 56 víctimas y el sábado 48. La tendencia sin embargo continúa, ya que se cumple una semana por debajo de 100 fallecimientos. De las 70 muertes, 31 han ocurrido en Catalunya, 21 en la Comunidad de Madrid y 6 en Castilla-La Mancha. Hay 246 contagios nuevos, por lo que el incremento respecto a ayer sábado, cuando se reportaron mediante PCR 361, es del 0,10%.

También ha habido en España 86 hospitalizaciones y 3 ingresos en Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), aunque de estos dos últimos valores no hay cifras de Catalunya. Todas las comunidades han reportado entre 0 y 1 ingresos en UCI, a falta de las estadísticas de Catalunya. Esta comunidad lleva días dando desfases de datos respecto a los que proporciona Sanidad, ajustando números o aportándolos con retraso, debido a que cuentan los decesos con criterios distintos a los del Ministerio.

El técnico de Sanidad Fernando Simón ha dejado desde esta semana de valorar los datos en sábado y domingo, para pasar a hacerlo solo de lunes a viernes. Desde esta semana también, en la que algunos parámetros de medición se han modificado por encontrarnos «en otra etapa de la epidemia», Sanidad no da datos actualizados de personas curadas.

Alrededor de una hora antes de que Sanidad publicase las estadísticas del domingo sí ha comparecido el ministro Salvador Illa, para dar cuenta de su reunión por videoconferencia con líderes territoriales. El ministro ha valorado las cifras de los últimos días. Ha destacado que el incremento de casos está en 0,19% –hoy respecto a ayer, en 0,10%–, y recordado que «veníamos de incrementos del 35% en el momento de decretar el estado de alarma» el pasado 14 de marzo.

«Día a día las cifras nos reiteran que el estado de alarma ha funcionado y que es necesario para la gestión del proceso de transición a la nueva normalidad», ha defendido Illa. El Ejecutivo ha alargado ese mecanismo, por ahora, hasta el 7 de junio, pero sitúa su fin, con una nueva prórroga, a finales de junio. También ha avanzado que los resultados de la segunda oleada del estudio de seroprevalencia que tiene en marcha el Ministerio, cuya primera tanda reveló que el 5% de la población española ha pasado la COVID-19, estarán listos la segunda semana de junio.

El Ministerio dio el viernes luz verde para que toda el área metropolitana de Barcelona, toda Castilla y León y toda la Comunidad de Madrid pase el lunes 25 de mayo de la fase 0 de la desescalada a la 1, por lo que mañana todo el país se encontrará ya oficialmente en ese proceso de transición. Es un periodo de «ensayo y error», como describen muchos analistas, y el objetivo es que, si como se prevé la salida del confinamiento estricto provoque repuntes, estos sean controlados con diagnóstico, aislamiento y seguimiento de contactos rápido.

Simón el viernes aseguraba que «la idea» a partir de ahora es que los brotes se atajen de forma «localizada» y en «territorios pequeños» que no comprometan los avances a gran escala. El técnico advirtió de que, si la difusión se convierte otra vez en incontrolable, «se podrían plantear de nuevo restricciones» y dar marcha atrás en la desescalada. Hoy domingo, el ministro Illa se ha abierto a «estudiar» que las fases duren menos de 14 días en territorios concretos que tengan datos favorables, algo que ya había planteado anteriormente para casos «muy excepcionales». Los 14 días son los que estipula el plan de desescalada del Gobierno y recomienda la Organización Mundial de la Salud para observar correctamente la evolución epidemiológica, y ha señalado Illa que es eso lo que sigue «vigente» de forma general.

https://www.eldiario.es/sociedad/muertes-diarias-coronavirus-contagios-descienden_0_1030647278.html

Las muertes con coronavirus caen a 164, la cifra diaria más baja en mes y medio, con menos de 900 nuevos contagios con prueba PCR

España ha registrado en las últimas 24 horas 164 muertes con coronavirus, según ha informado Pedro Sánchez a los presidentes autonómicos y ha confirmado después Sanidad. Es la cifra diaria más baja desde el pasado 18 de marzo y la primera vez desde el 19, cuando hubo 175, que se registra una cifra inferior a las 200 muertes diarias. En total, la pandemia se ha cobrado la vida de 25.264 personas. Aunque hay que tener en cuenta que los fines de semana y festivos puede haber retrasos en las notificaciones, el número de casos nuevos confirmados con prueba PCR también ha registrado una bajada acusada, hasta los 838. 

Según el último balance, el número total de positivos diagnosticados con PCR asciende a los 217.466. Sanidad diferencia entre éstas, que identifican infecciones activas, y las confirmaciones por test de anticuerpos, que detectan a personas que han podido haber superado ya la enfermedad. En total, hay 247.120 casos de infecciones con coronavirus en España. Además, en estas últimas 24 horas se ha dado de alta a 1.654 personas; son 118.902 curados desde el inicio de la crisis sanitaria. 

Fernando Simón ha valorado los datos en rueda de prensa y ha señalado que son cifras «realmente buenas», aunque ha insistido en que se trata de «un fin de semana largo» en referencia al festivo del pasado 1 de mayo, lo que puede distorsionar las cifras. «Se consolidan las tendencias que estamos observando en las últimas semanas», ha dicho. Con el dato de hoy de nuevos fallecidos se cumplen cinco días consecutivos con registros por debajo de los 300. 

Como es habitual, Sanidad ha incorporado notas explicativas a los datos e informa de que Andalucía ha consolidado su serie y «ha reclasificado» 69 casos confirmados por PCR como positivos por test de anticuerpos. Por otro lado, la Comunidad de Madrid, que ha registrado solo 19 infecciones nuevas en estas 24 horas, «consolida diariamente la serie» de confirmaciones. Fernando Simón se ha referido a estos ajustes y asegura que Sanidad está «tratando de corregir» las discrepancias.

Este 3 de mayo es el segundo día en el que se permiten los paseos y el deporte a toda la población con franjas horarias y se cumple una semana desde que los niños y niñas comenzaron a salir. Se trata de medidas de alivio contempladas en la fase 0 de la desescalada, en la que está actualmente toda España y en la que se profundiza este lunes día 4 con nuevas medidas: entre ellas, la apertura del pequeño comercio con cita previa y siempre que pueda garantizarse atención individual o la recogida de pedidos para llevar en establecimientos de hostelería. También será obligatorio el uso de mascarillas en el transporte público.

Está previsto que este domingo se publiquen en el Boletín Oficial del Estado (BOE) todas las medidas de la fase 1 del plan de desescalada, de las que el Gobierno avanzó algunos detalles el sábado. Las islas canarias de La Gomera, El Hierro y La Graciosa y la balear Formentera comienzan directamente esta etapa este lunes, el resto de territorios que estén preparados lo harán el 11. En esta fase, se  permitirán las reuniones de grupos de hasta 10 personas en domicilios, al aire libre o en terrazas siempre que no sean vulnerables, tengan síntomas y estén infectadas o en cuarentena. Las terrazas podrán abrir al 50% de su capacidad y siempre deberán mantenerse las distancias de seguridad y las medidas de protección para evitar nuevos contagios.

https://www.eldiario.es/sociedad/balance-fallecidos-casos-coronavirus_0_1023297693.html

El control de la pandemia, la movilidad y la economía marcarán el pase a la siguiente fase de la desescalada con unos umbrales aún por definir

El Gobierno ha establecido los criterios, que ahora analizan las comunidades autónomas, para ir avanzando en las fases de desescalada durante la pandemia de COVID-19. A partir de ahora deben precisarse y publicarse los umbrales de cada etapa, según cuentan fuentes del Ejecutivo. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha insistido este martes en que el proceso de desescalada será «asimétrico, pero con las mismas reglas para todos». Las reglas son los indicadores que marcarán la posibilidad para que cada provincia avance. «No todos a la misma velocidad», ha vaticinado Sánchez.

Los indicadores son epidemiológicos, de la capacidad del sistema sanitario, de movilidad y económico-sociales. Los valores que tendrán que ir cumpliéndose «se harán públicos» al cerrarse, aseguran desde Moncloa. Los Gobiernos autonómicos están a la espera ya que todavía no conocen los requisitos concretos que deberán cumplir más allá de las reglas comunes , según han contado a eldiario.es.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, y la vicepresidencia de Transición Ecológica, Teresa Ribera, mantuvieron una reunión con los consejeros de Sanidad de las comunidades antes de que Sánchez expusiera públicamente el plan aprobado en el Consejo de Ministros este martes. Sin embargo, desde las comunidades insisten en que no conocen los parámetros concretos. «Los darán estos días», expresa un presidente autonómico.

Los indicadores más prolijos, según los documentos del Ejecutivo, son los sanitarios. Aunque se indica que «la interpretación de estos indicadores no estará sujeta a umbrales sino que se hará un análisis conjunto teniendo en cuenta el contexto y todos los factores condicionantes que pueden influir sobre la epidemia», el Gobierno sí espera tener unos umbrales concretos.

Así, de momento, se conoce qué categorías van a monitorizarse para concluir si una provincia está en disposición de pasar de fase, pero todavía no el nivel preciso en cada categoría.

Vigilancia de la enfermedad

Las comunidades autónomas tendrán que recopilar de manera diaria el número de casos con síntomas compatibles con la COVID-19. Además, tendrán que controlar cada día el número de positivos confirmados en pruebas de laboratorio entre los que tienen que especificarse los pacientes hospitalizados, los no hospitalizados, los ingresados en UCI y los fallecidos. También se requiere que cada día se conozca el número de pruebas PCR realizadas y sus resultados.

Además, los responsables sanitarios tendrán que contar cuántos profesionales de vigilancia epidemiológica están dedicados a la respuesta ante la COVID-19 en relación con el número de casos diarios detectados. Esto da cuenta de cuál es la fuerza de los servicios de salud pública para controlar la evolución de la enfermedad en sus territorios.

En el ámbito sanitario, el plan de desescalada comprobará la evaluación temprana de posibles nuevos contagios en cada fase con la idea de impedir que se disemine la enfermedad. Para ello se pide pormenorizar el porcentaje de casos con síntomas compatibles a los que se le ha realizado una prueba diagnóstica, el tiempo que ha pasado entre la fecha del inicio de los síntomas y la consulta médica en los casos confirmados, el tiempo entre el inicio de los síntomas y la confirmación del diagnóstico y el porcentaje de casos nuevos que no son contacto de casos confirmados conocidos, es decir, un caso primario sin origen conocido.

Por otro lado, se necesitará conocer el tiempo entre la fecha de los síntomas y la de aislamiento y el transcurrido entre que se hace la primera consulta con el paciente y ese aislamiento. Esto permitirá, dice el Gobierno, evaluar el aislamiento precoz de nuevos casos, lo que indica la rapidez en cortar una posible nueva cadena de contagios y la expansión del virus.

Por último, el control de la pandemia exige que se pueda controlar los contactos de nuevos casos confirmados. Se debe indicar el número de contactos estrechos identificados por caso y el porcentaje de contactos estrechos que desarrollan síntomas durante el control y si son confirmados. La idea global es que, admitiendo que pueden surgir casos, el sistema de vigilancia los detecte y aísle con rapidez para contenerlos e impedir nuevos picos de transmisión comunitaria.

Capacidad de respuesta médica

Para evaluar si un sistema sanitario concreto en Málaga, Cuenca, Pontevedra, Girona o Murcia, podría responder ante un rebrote, el plan señala el nivel de ocupación de las UCI tanto de pacientes de COVID-19 como de otras patologías, por separado. Igualmente las camas de hospital ocupadas por estos dos grupos de pacientes. También se ha de hacer un inventario del material en almacen (EPI, hisopos, PCR, medicación…). Remata con un informe sobre la capacidad diagnóstica de los laboratorios y las instalaciones no sanitarias susceptibles de medicalizarse. Estas infraestructuras sirven para ingresar enfermos no graves y evitar contagios.

La movilidad

Respecto a la movilidad, el Gobierno admite que estos indicadores «son centrales como punto de conexión entre la evolución de la epidemia y la actividad económica». En este campo se medirá el índice de movilidad en el interior de las provincias respecto a la semana de referencia de febrero de 2020. Igualmente el índice de movilidad exterior de la provincia.

Además, se medirán los movimientos de largo recorrido con vehículos ligeros (el transporte de mercancía ha seguido activo durante todas las fases del estado de alarma) para lo que se dividirá la península en nueve zonas. También se comprobará cuál es el índice de movilidad global en los municipios más poblados, la utilización del transporte público de las mayores áreas periurbanas de España, la movilidad en áreas residenciales y el transporte de pasajeros y mercancías. Con esos indicadores se pretender controlar cómo avanza la movilidad general durante las fases y se pondrá en relación con la evolución de la epidemia.

Aspectos socio-económicos

Este panorama se medirá comprobando la afiliación a la Seguridad Social y el número de autónomos, los expedientes de regulación de empleo y el consumo de energía. también se incluyen indicadores de impacto de género» aunque no se especifican.

https://www.eldiario.es/sociedad/indicadores_0_1021548874.html

La cifra diaria de fallecidos con coronavirus desciende hasta los 301 y España suma 1.308 nuevos contagios

España ha registrado 301 fallecimientos con coronavirus en las últimas 24 horas, según el último balance del Ministerio de Sanidad. El lunes esta cifra era de 331 y este domingo se bajó de las 300 muertes por primera vez en un mes con 288. Desde que comenzó la emergencia sanitaria en nuestro país se han producido 23.822 decesos.

En el último día se han confirmado 1.308 positivos en pruebas PCR una cifra baja que no se veía desde principios de marzo, hace un mes y medio− y los casos totales se han elevado a 210.773. Los nuevos contagios contabilizados por Sanidad se corresponden a positivos que se han diagnosticados por PCR y se va a espaciar la periodicidad de las tablas de pruebas serológicas, según el ministerio que encabeza Salvador Illa.

Las recuperaciones en las últimas 24 horas han superado de nuevo a las muertes. Se han curado 102.548 personas desde el inicio de la pandemia, 1.673 más que el día anterior. La mayor parte de las nuevas altas se han producido en Catalunya, con 422, y en la Comunidad de Madrid, con 276. Con respecto a los enfermos que han requerido hospitalización, la cifra es de 114.959, con 716 nuevos ingresos frente al balance del lunes. Los nuevos casos en UCI son 46 −sin contar con Galicia, que no aporta el dato− y las personas que han requerido ingresar en UCI en estos casi dos meses de pandemia han sido 10.364.

Ocho comunidades sin nuevos casos en UCI

Fernando Simón, responsable del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, ha hecho hincapié durante la rueda de prensa del comité técnico en las diferencias entre las comunidades. A nivel nacional, el promedio de incidencia (casos en los últimos 14 días) es de 81 casos por cada 100.000 habitantes, pero hay ocho comunidades con menos de 30 casos por cada 100.000 habitantes. Según ha explicado Simón, si se mantiene esa tendencia «estarán en una situación de transmisión realmente baja».

Además, siete comunidades y ciudades autónomas han notificado entre 0 y 2 fallecidos de ese total de 301 de este martes. Son las Islas Baleares, Canarias, Cantabria, Murcia, Navarra Ceuta y Melilla. Seis autonomías han notificado menos de 10 nuevos hospitalizados (La Rioja, Cantabria, Murcia, Navarra, Melilla y Ceuta) y ocho no comunican ningún ingreso en la UCI (Asturias, Baleares, Cantabria, Extremadura, Murcia, Navarra, Ceuta y Melilla). Con la excepción de Madrid, todas las comunidades han notificado más altas que nuevos casos.

Reunión del Consejo de Ministros

El Gobierno concretará este martes la desescalada tras reunirse el Consejo de Ministros. Después, el Consejo Interterritorial de Salud volverá a reunirse para recibir del titular de Sanidad, Salvador Illa, información sobre el plan de desescalada. Esta nueva reunión se ha convocado tras el encuentro que este lunes han mantenido con el ministros los responsables de sanidad de las comunidades autónomas, que han informado a Sanidad del desarrollo de la jornada de ayer, la primera en la que se permitió a los niños salir acompañados por su padres cumpliendo determinadas obligaciones.

Paralelamente a la desescalada, el Ministerio de Sanidad y el Instituto de Salud Carlos III han puesto en marcha este lunes, tras sucesivos retrasos, un gran estudio de para conocer la dimensión real de la epidemia. Con este trabajo se pretende conocer el porcentaje de la población española que ha desarrollado anticuerpos frente al SARS-COV-2, para lo cual se han seleccionado 36.000 hogares con una media de 2,5 miembros cada uno, por lo que Sanidad prevé obtener entre entre 60.000 y 90.000 muestras.

https://www.eldiario.es/sociedad/coronavirus-fallecidos-Espana_0_1021547883.html

España suma 435 fallecimientos con coronavirus y 4.211 nuevos casos en las últimas 24 horas

En las últimas 24 horas se han contabilizado en España 435 fallecimientos con coronavirus, un balance similar al día anterior. La cifra del martes fue de 430 decesos, mientras el lunes se dio la cifra más baja desde el 22 de marzo con 399. Las muertes desde el inicio de la pandemia han ascendido a 21.717, según el Ministerio de Sanidad.

El número acumulado de casos suma ya 208.389, con 4.211 nuevos contagios en el último día. En este número no están incluidas las personas a las que se les ha hecho un test de anticuerpos y que no tenían síntomas en el momento de diagnóstico ni se podía establecer si han padecido o no la enfermedad, solo los positivos que la han desarrollado. Si se me suman estos datos, las personas que han dado positivo son 209.706. 

Además, 3.401 personas han recibido el alta en el último día, lo que ha elevado las recuperaciones a 85.915 personas en todo el país. Representa el 40,4% del total de los casos. De todas las altas, 33.032 corresponden a la Comunidad de Madrid y 15.089 a Catalunya. 

Según informa el Ministerio de Sanidad en el balance, Catalunya ha notificado 1.027 test positivos en personas en las que se está determinando si presentaban o no síntomas en el momento de diagnóstico y que no aparecen incluidas en sus cifras. El total de contagios en esta comunidad es de 43.802, mientras este martes era de 43.112 (690 positivos de diferencia). Sanidad quiere homogeneizar los datos de las comunidades y durante estos últimos días se han producido varias oscilaciones en el balance por «depuración de datos» de algunas autonomías.

En la Comunidad de Madrid, la más golpeada por la pandemia, el número de contagios desde el inicio de la emergencia sanitaria es de 59.199, con 1.202 en las últimas 24 horas. Los positivos en pruebas PCR son 56.245 y en test de anticuerpos, 2.954. Hay 7.464 personas hospitalizadas a día de hoy y 1.024 en UCI. Este territorio continúa siendo el único que no informa del dato acumulado de hospitalizaciones y UCI, como pide Sanidad.

Nueva prórroga del estado de alarma

Este miércoles llega al Congreso la autorización de una nueva prórroga del estado de alarma, un debate que estará marcado por la rectificación del Gobierno para permitir que los niños puedan salir a dar paseos junto a un adulto. El Consejo de Ministros acordó este martes el envío al Congreso del texto con el que pide ampliar la alarma hasta el 10 de mayo.

La otra cuestión que marcará el debate de la ampliación del estado de alarma es la creación de una comisión parlamentaria en la que los partidos con presencia en el Congreso debatirán propuestas para la reconstrucción tras la crisis de la COVID-19.

https://www.eldiario.es/sociedad/casos-nuevos-espana-coronavirus_0_1019448101.html

Los fallecimientos con coronavirus en España repuntan ligeramente hasta los 551 en un día con 5.183 nuevos contagios

España ha registrado 551 muertes con coronavirus en las últimas 24 horas, frente a las 523 contabilizadas ayer miércoles. La pandemia se ha cobrado la vida de 19.130 personas desde su inicio en nuestro país, mientras se han recuperado 74.797. Las personas curadas representan el 40,9% del total de los casos de coronavirus. En el último día han sido dados de alta 3.944 pacientes, la cifra más alta desde el 9 de abril.

Los nuevos contagios han experimentado un ligero incremento este jueves, según el balance del Ministerio de Sanidad. Los positivos registrados en el último día han ascendido a 5.183, lo que supone alcanzar 182.816 casos. Ayer miércoles el aumento fue de 5.092 positivos. El crecimiento de los contagios permanece en el 2,9% con respecto al día anterior, el mismo porcentaje que este miércoles.

Sanidad ha incluido una novedad en el balance de este jueves y desglosa por tipo de prueba (PCR y test rápidos de anticuerpos) los casos confirmados acumulados, después de que las comunidades autónomas hayan comenzado a intensificar los test y a usar pruebas serológicas para detectar casos que han desarrollado inmunidad. Según ha explicado Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, de los 5.183 nuevos casos se ha identificado, al menos, que 1.312 proceden de pruebas serológicas.

Las pruebas serológicas, que testan si las personas han desarrollado inmunidad -es decir, las defensas contra el virus-, hacen «difícil» situarlas en el tiempo y saber cuándo se produjo el contagio. Muchas de ellas no tienen síntomas asociados recientes, según ha indicado Simón. «Sabemos también que ha habido varias comunidades que han notificado que de estas pruebas un porcentaje muy importante eran personas asintomáticas», ha señalado. Andalucía, Extremadura, La Rioja y Murcia han podido identificar a los asintomáticos: «En La Rioja el 81% de los nuevos casos son asintomáticos, en Andalucía el 79%, en Extremadura el 35% y Murcia ha notificado tres personas asintomáticas». Los test rápidos han abierto una nueva brecha en el criterio con el que recogen los datos los distintos territorios y Sanidad no ha conseguido hasta ahora que las autonomías unifiquen sus datos.

La Comunidad de Madrid registra hasta este jueves un total de 6.877 fallecidos con COVID-19 desde el inicio de la pandemia, lo que supone el 35,9% del total nacional y 153 muertes más durante las últimas 24 horas. Además, el número de personas contagiadas en la región experimenta un retroceso respecto al incremento de ayer miércoles con 1.168 casos positivos más para una cifra global de infectados de 50.694 durante esta crisis sanitaria.

En Catalunya, Sanidad informa de un total de 37.354 casos desde el inicio de la emergencia y 3.855 fallecidos. La Generalitat hizo ayer públicos otros datos en los que aparecen, por primera vez, los que envían las funerarias: incluyen no solo las muertes en hospitales, sino también las de residencias y otras dependencias, como los domicilios. También todos aquellos decesos que sin haber dado positivo en un test, presentaban los síntomas de la COVID-19. Con estos datos, la cifra de personas fallecidas se dispara hasta las 7.097.

Varias comunidades han experimentado una gran subida de casos informados este jueves. La Rioja aumenta en 459 sus positivos notificados a Sanidad, con 3.539 pruebas PCR realizadas y 377 test rápidos de anticuerpos. Aragón ha sumado 228 nuevos casos en un solo día. Esta región también ha comunicado las pruebas que han realizado hasta el momento: 4.411 PCR y 155 rápidas de anticuerpo. Castilla y León aumenta en 683 sus positivos, sin que desglosen cuántas pruebas han realizado.

Dos objetivos alcanzados

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha explicado este jueves ante la Comisión de Sanidad que se han cumplido los dos objetivos marcados en las últimas semanas: se ha iniciado el «descenso» en el número de casos «de forma estable» y se ha conseguido «garantizar la respuesta asistencial a los pacientes graves».

El sistema sanitario continúa sometido a un «enorme estrés», ha reconocido Illa: «Aunque la presión haya disminuido, debemos mantener las capacidades instaladas hasta ahora mientras exista riesgo de brotes».

Más de dos millones de contagios en todo el mundo

Los contagios por coronavirus detectados en todo el mundo llegaron a los dos millones este miércoles. De acuerdo con las cifras recogidas por la Universidad Johns Hopkins el total de personas infectadas es ya de 2.064.000 y el de fallecidos ha superado –también hoy– los 137.000.

La mayoría de personas infectadas se encuentran en Estados Unidos. Este país, donde la evolución del brote se ha ido acelerando en las últimas semanas, cuenta con más de 600.000 contagiados. El epicentro de la enfermedad se sitúa en Nueva York, y no solo del país, sino a nivel global. Sus cifras de contagiados (203.377) superan a las de cualquier país del mundo.

https://www.eldiario.es/sociedad/Balance-fallecidos-casos-coronavirus_0_1017348301.html

Ñ de Ñapa © 2018