Etiqueta: Sanidad

La gestión del Gobierno de Ayuso deriva en un caos con los hospitales en plena alerta y la Atención Primaria colapsada

La gestión del Gobierno de Ayuso deriva en un caos con los hospitales en plena alerta y la Atención Primaria colapsada

La Comunidad de Madrid anunció este miércoles a través de sus responsables sanitarios que estaba preparando «confinamientos selectivos» en la región. Y a los pocos minutos se desmintió a sí mismo generando un desconcierto en la población, el Ministerio de Sanidad y las comunidades limítrofes que observan con estupor lo que ocurre en Madrid. El Gobierno de Isabel Díaz Ayuso volvía a protagonizar un nuevo ejemplo de caos por la gestión de la crisis de la Covid-19. Todo ello mientras la región, que fue el epicentro de la epidemia en primavera, vuelve a estar a la cabeza de casos en el país, con la presión sanitaria disparándose. A falta de refuerzos, la Atención Primaria está colapsada y el siguiente escalón son los hospitales –una de cada cinco camas ya están ocupadas por pacientes con coronavirus– y, sobre todo, las UCI.

En medio de este escenario, el anuncio del viceconsejero de Salud Pública y Plan Covid-19, Antonio Zapatero, de que habrá restricciones a la movilidad a partir del fin de semana en las zonas más afectadas de la región desataba un nuevo terremoto en el Gobierno regional con desmentidos e improvisaciones sucesivas sin que al final del día se sepa qué planes tienen las autoridades sanitarias de Madrid para el corto plazo.

Díaz Ayuso se enteró de las medidas que anunció el hombre al que ha confiado la gestión de la pandemia la misma mañana del miércoles a través de un mensaje de WhatsApp. Zapatero, que llegó al puesto tras la dimisión de la anterior directora de Salud Pública, durante el peor momento de la crisis, comparecía para hacer balance de la situación epidemiológica en la región y se lanzó a anunciar más medidas restrictivas para el fin de semana en un momento en la autonomía acumula 21.131 casos diagnosticados los últimos siete días –3.438 las últimas 24 horas–, según los datos ofrecidos por el Ministerio de Sanidad. El endurecimiento de las restricciones, admitía el viceconsejero, atendía a la «repercusión de la pandemia en la Atención Primaria y en los hospitales». 

Cuando los primeros titulares empezaron a asomar en los diarios digitales y las radios, desde el equipo de la presidenta precisaron que «la decisión sobre posibles confinamientos no estaba tomada» y añadieron que hasta el viernes no se conocerán cuáles son realmente las medidas que el Gobierno regional aprobará para frenar una curva de contagios cada vez más empinada.

«Los asuntos de posibles medidas se debaten en el Consejo de Gobierno y hoy no se ha abordado nada al respecto de confinamientos», resumían fuentes del Ejecutivo que censuraban que Zapatero hubiera actuado por su cuenta. La polémica derivó en la cancelación de la rueda de prensa habitual del vicepresidente y portavoz del Ejecutivo madrileño, Ignacio Aguado, tras el Consejo de Gobierno en la que este suele informar de los acuerdos y responde a la pregunta de los periodistas. Fuentes del Gobierno regional se limitaban a decir que se suspendía porque «las medidas a adoptar ante la evolución del Covid-19 en la revisión quincenal no estaban cerradas», pese a que en esa comparecencia se tratan también otros temas.

Los anuncios y desmentidos sobre nuevas restricciones llegan después de que la presidenta madrileña se sometiera este lunes y martes al debate parlamentario más importante del año en la región –junto al de presupuestos– en el que no hubo alusiones a ninguna de estas medidas. Su discurso, con un marcado tono triunfalista, se basó en rescatar viejos anuncios con los que Ayuso recuperaba las banderas de siempre del PP como la rebaja «histórica» de impuestos pese a la pandemia y una ley para blindar la educación concertada. Sobre la situación epidemiológica, la presidenta madrileña se limitó a hablar de los efectos económicos, que cifró en una caída del PIB del 12,7% –aún así prometía la rebaja fiscal–, y anunció un plan para la Atención Primaria con una inversión de 80 millones en tres años.

Desde el Gobierno regional no responden a la pregunta de si Ayuso estaba al tanto de las medidas que este miércoles anunciaba su viceconsejero, pero Zapatero, que se hizo con el puesto tras dirigir el hospital de Ifema que la presidenta convirtió en el escaparate de su gestión (pese a que fue levantado por el Ejército y no atendió a los casos más graves), aseguraba que la presidenta había sido informada por WhatsApp antes de la rueda prensa. Preguntado por si Ayuso las respaldaba, Zapatero respondió que «la presidenta apoya siempre cualquier medida que vaya en el sentido de proteger la salud de los ciudadanos. Esta medida la presidenta la apoya de forma determinante». Lo decía mientras el equipo de Ayuso censuraba sus anuncios.

Ya por la tarde, el consejero de Justicia, Enrique López, salía a pedir «disculpas». “Por el concepto de confinamiento», dijo en la Cadena SER. «Asusta y nos hace a todos volver a pensar en la situación de marzo o abril», añadió. López aseguró que el Gobierno regional no tiene instrumentos «para confinar a los ciudadanos en sus casas» por razones de Salud Pública, aunque el Gobierno central ha puesto a disposición de las Comunidades Autónomas pedir estados de alarma que lo permitiría. «Sí se pueden establecer restricciones a la movilidad en zonas cuando lo justifique la situación», aseguraba, dando nuevas pistas sobre por dónde pueden ir las medidas que en principio se van a anunciar este viernes.

López se limitó a hablar de «restricciones a la movilidad» en contra de lo manifestado por el viceconsejero por la mañana. Zapatero, sin embargo, no fue capaz de concretar en qué se materializaría el confinamiento selectivo, de producirse: a qué zonas o localidades afectaría ni cómo se organizaría. Tampoco aclaró si estos confinamientos supondrán el cierre de los colegios o la hostelería de las zonas más afectadas. El consejero de Justicia se limitó después a pedir «tranquilidad» y a asegurar que las personas podrán seguir yendo a sus trabajos y a los centros educativos como hasta ahora.

Sí defendió López la necesidad de endurecer las medidas en las zonas más afectadas. Nueve de los diez grandes municipios que cuentan con más casos diagnosticados de coronavirus en los últimos 14 días por cada 100.000 habitantes en toda España están en la Comunidad de Madrid. La ciudad más castigada es Parla, con 992 casos por 100.000 habitantes, pero también figuran Alcobendas, Fuenlabrada, Madrid capital, Collado Villalba, Torrejón de Ardoz, San Sebastián de los Reyes, Getafe y Alcorcón. Dentro de la capital, hay tres distritos que rondan los 1.200 casos por cada 100.000 habitantes en dos semanas: Puente de Vallecas (1.280), Villaverde (1.208) y Usera (1.198).

Las costuras del Gobierno regional han vuelto a quedar al descubierto con estos datos como telón de fondo y una huelga indefinida de sanitarios de Atención Primaria a partir del 28 de septiembre que Ayuso trató de despejar (sin éxito) con el anuncio de una inversión de 80 millones en tres años. El Ministerio de Sanidad expresaba el mismo día que se evidenciaba esta descoordinación en la gestión madrileña la «preocupación» por la evolución de la pandemia en Madrid y emplazaba al Ejecutivo autonómico a adoptar «medidas adicionales» frente al virus. 

Entre las medidas que se plantea Ayuso está la de reabrir el hospital de campaña de Ifema, según informa El Mundo, lo que supondría el reconocimiento de que la sanidad madrileña vuelve a no dar abasto más de cuatro meses después de haberlo cerrado con una fiesta en la que la presidenta madrileña presumió de gestión y provocó una aglomeración inexplicable.

En marzo y abril, Ifema se sostuvo a costa de los sanitarios de la Atención Primaria y en el Gobierno regional no explican ahora cómo piensan mantenerlo en el caso de que se reabra, a la vez que aseguran que “no hay más sanitarios para contratar“, dijo la propia Ayuso este martes en el Debate del Estado de la región.

Los centros de salud están desbordados. Las atenciones domiciliarias se han multiplicado entre el 15 de julio y el 15 de septiembre casi por 30: de 495 casos a 14.160, según los últimos datos de la Consejería. Los profesionales doblan turnos para hacer PCR, identifican contactos, les hacen seguimiento telefónico cada día a todos y, si pueden, atienden a algún paciente que llega por cualquier otra dolencia. Esas no han cesado. «No damos más de sí ni física ni mentalmente», dice una médica de un centro de salud de Fuenlabrada que ha colgado un cartel donde cada día actualizan el número de sanitarios que están trabajando. En el barrio de Lavapiés, el ambulatorio ha colgado otro esta semana: «Estamos tres médicos de ocho, disculpen las molestias». 

En los hospitales, que se asomaron al abismo en la primera ola, el temor de los sanitarios va en ascenso. «Los casos crecen despacio pero sin piedad», resume el traumatólogo Carlos Castaño, presidente de AFEM. Una de cada cinco camas ya están ocupadas por un enfermo de coronavirus, una tasa del 22% que dista mucho del 8,5% de media en España. La Covid-19 va ganando terreno, de nuevo, en los centros hospitalarios. Las cirugías programadas ya se han suspendido completamente al menos en tres (Doce de Octubre, Infanta Leonor y Gregorio Marañón) mientras los sanitarios piden más «liderazgo» y «coordinación» por parte de la administración para no repetir lo que pasó en marzo y abril.  

«Este segundo pico de la pandemia se está focalizando en el sur, empezamos a estar llenos y falta una gestión a nivel regional para que aquí no concentremos todo y nos desbordemos», lamenta Ana Jiménez, médica de urgencias en el hospital Infanta Leonor y delegada del sindicato AMYTS. En el centro, cuenta, los sanitarios han organizado una recogida de firmas para enviar una carta a Sanidad que pide una suerte de «corredor Covid-19 para distribuir a los pacientes» por varios hospitales. «No puede ser que los hospitales del sur se queden paralizados otra vez», asegura. Aquí, dice Jiménez, «lograr un traslado cuesta sangre, sudor y lágrimas». La UCI, de siete puestos, está llena desde el 4 de septiembre. Hoy hay nueve personas críticas ingresadas, dos de ellas en la URPA. A fecha 16 de septiembre hay 371 personas en estado crítico en los hospitales madrileños. Hace una semana, eran 294. 

Esta vez, dicen varias profesionales de hospitales del cinturón sur, «no es cuestión de falta de espacio, sino de personal». En el Doce de Octubre, dentro del distrito de Carabanchel, las camas estructurales de UCI están completas, según UGT. Son 38. En una reunión mantenida este jueves con la dirección, se planteó incorporar como zona de críticos también la Reanimación, un área en el que se quedan normalmente los pacientes que salen de una cirugía. «Pero no podemos ampliarla. No por falta de espacio, ni de respiradores sino porque no hay personal”, contesta Araceli Rojo, delegada del sindicato. Una parte de los sanitarios aún no ha regresado de vacaciones y las bolsas de empleo están agotadas, según los sindicatos. Sanidad responde que ha contratado a 10.000 profesionales más y mantiene «prácticamente todos», pero a pie de hospital falta gente. 

Pese a esta situación sanitaria, el responsable de Salud Pública de Madrid, Antonio Zapatero, descartaba un cierre total de la autonomía a primera hora pero avisaba, no sabemos si con el beneplácito de Díaz Ayuso: «Si la situación de Madrid avanza, Madrid tomará las medidas que tenga que tomar». Para ello, la presidenta de la Comunidad de Madrid tiene a su disposición pedir un estado de alarma específico para Madrid en el Congreso de los Diputados, una opción que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, puso a disposición de las comunidades el pasado 25 de agosto y que Ayuso se limitó a rechazar pese a que la tendencia al alza de casos ya empezaba a ser incontrolable en la capital. 

La presidenta madrileña siempre ha defendido que hablar de un escenario de cierre para Madrid supondría poner en peligro a la «locomotora económica» del país y por eso lo rechaza. Sin embargo, la situación empieza a ser crítica en la región tras una polémica gestión durante el verano caracterizada por la falta de rastreadores y la improvisación para el plan de vuelta a las aulas. Fue Madrid también la última autonomía en imponer como obligatoria el uso de la mascarilla y ha permanecido a rebufo del resto a la hora de aplicar restricciones por territorios, pese a ser la comunidad más afectada.

En el Gobierno de Sánchez descartan por el momento una intervención de la autonomía y se limitan a asegurar que acompañarán a Madrid en las decisiones que tome.

https://www.eldiario.es/madrid/gestion-gobierno-ayuso-deriva-caos-hospitales-plena-alerta-atencion-primaria-colapsada_1_6226337.html

Catalunya identifica cuatro casos de reinfección por COVID-19

Catalunya identifica cuatro casos de reinfección por COVID-19

El presidente de la Fundación de Lucha contra el Sida y las Enfermedades Infecciosas (FLS), Bonaventura Clotet, ha anunciado este lunes que han detectado cuatro casos de reinfección por Covid-19 en Catalunya.

En declaraciones a Rac1 recogidas por Europa Press, Clotet ha concretado que dos de los afectados son profesionales sanitarios, ambos ingresados en el Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona (Barcelona) –conocido como Can Ruti–, uno de ellos en la unidad de cuidados intensivos (UCI).

El doctor ha avisado de que se debe seguir haciendo protección aunque se haya superado el Covid-19 porque, en función de la cantidad de anticuerpos que tenga una persona, es «posible que no quede protegida».

De los cuatro casos de reinfección identificados, Clotet ha explicado que tres presentan un cuadro de síntomas leve mientras que el paciente ingresado en la UCI muestra «una evolución buena».

Clotet ha pedido no bajar la guardia a la ciudadanía y ha vaticinado que hay «muchos más ejemplos» de reinfección en el Estado que están pasando inadvertidos porque los síntomas son de carácter leve.

La secretaria de Estado de Sanidad, Silvia Calzón, ha explicado durante la rueda de prensa de hoy lunes que ofrece el Ministerio para explicar la evolución de la pandemia que estos casos son «sumamente excepcionales» si se tiene en cuenta el número total de casos que hay en el mundo.

Del mismo modo, ha indicado que los técnicos están «siguiendo y aplicando protocolos para ver si se podría tratar de esta situación, que sería bastante excepcional en el curso natural de la infección», y ha recalcado que la información con la que se cuenta acerca de la COVID-19 se va actualizando de manera constante.

https://www.eldiario.es/catalunya/catalunya-identifica-cuatro-casos-reinfeccion-covid-19_1_6220355.html

Las autonomías no llegaron a alcanzar en 2019 el gasto en sanidad, educación y servicios sociales de hace una década

Las autonomías no llegaron a alcanzar en 2019 el gasto en sanidad, educación y servicios sociales de hace una década

España todavía no se ha recuperado de los recortes en sanidad, educación y servicios de sociales más duros de la crisis económica. Lo refleja un informe que publica este miércoles la Asociación de Directores y Servicios Sociales sobre la evolución de los presupuestos autonómicos a lo largo de todos estos años con datos del Ministerio de Hacienda. En el año 2009, los gobiernos regionales destinaron 116.851,7 millones de euros al ámbito social. En 2018, el último presupuesto liquidado, la cifra fue 116.857,31 millones. En 2013 se registró el nivel más bajo de inversión, menos de 100.000 millones de euros, y luego, entre 2014 y 2018 «se han ido registrando aumentos en los presupuestos». Pero en 2019 «la tendencia se ha roto» y, con el presupuesto ya definitivo, se vuelve a quedar en 116.850,46 millones de euros, ligeramente por debajo en términos absolutos tanto del de 2018 como del de hace una década.

El gasto social medio por habitante en nuestro país fue 2.498,54 € en 2019; son 36,81€ menos que en 2009 y 11,75€ menos que en 2018. «Ahora con la pandemia todos nos acordamos de la sanidad, de las residencias, con la vuelta al cole de la educación… pero es que el Estado del Bienestar venía muy maltratado de la anterior crisis y lo arrastramos», resume José Manuel Ramírez, presidente de la Asociación, que es referente en el sector. Los Presupuestos Generales del Estado (PGE), cuyas cuantías se transfieren a las comunidades, también llevan congelados y prorrogados desde 2018, y eso «ha lastrado la tendencia de recuperación del gasto en políticas sociales poniéndola en grave peligro», valoran.

El conjunto de gasto en el Estado no ha llegado a niveles de 2009, pero hay acusadas diferencias territoriales. Gran parte del peso de que no se alcance la inversión social de hace 10 años se debe a Catalunya. Son esa y Castilla-La Mancha las comunidades que mantienen un mayor recorte en términos porcentuales en estos 10 años, a pesar de la recuperación económica general: una reducción en un 19,6% y en un 15,4% respectivamente. «Son las dos comunidades que más frenan la recuperación, por distintos motivos. Catalunya durante los últimos años, desde 2015, y Castilla-La Mancha porque tuvo recortes muy duros a partir de 2011. Hay que valorar tanto dónde se está como de dónde se viene», sintetiza Ramírez. Aragón, Galicia y Castilla y León son regiones también con saldo deficitario.

En el lado bueno, doce comunidades sí han conseguido superar en 2019 la inversión social que hacían en 2009. La Comunidad Valenciana es la que ha logrado un mayor aumento cuantitativo en sus políticas sociales, 1.656 millones, algo que Ramírez reconoce al actual gobierno autonómico y califica de «espectacular». Baleares gana en términos relativos, tiene un crecimiento de un 24,8% de aumento. Hay un tercer grupo que se mantiene en niveles parecidos a los de 2009, con subidas de entre el 0,5% y el 5% (La Rioja, Canarias, Extremadura, Andalucía y Madrid).

«La pregunta sería cómo hubiéramos abordado la crisis del COVID-19 con unos servicios esenciales fuertes, en los que la inversión hubiera sido superior y no hubieran sufrido los recortes de la  crisis anterior», continúa la Asociación.  Lo que piden como solución es un «blindaje presupuestario» de las tres materias que componen el gasto social, fórmulas «urgentes» que den aire a las autonomías para invertir en ello y que no dependa de ningún color político. También lamentan esa falta de PGE nuevos desde 2018. En los de 2019, que no salieron adelante por la negociación política, estaban incluidos 500 millones destinados al sistema de dependencia, con lo que no se llegaría a solucionar todas sus carencias –las listas de espera aumentaron el año pasado– pero que hubiesen aligerado algo la situación. «En un escenario político tan grave como el actual, el bienestar de las personas no puede acabar siendo rehén de las estrategias partidistas y de la falta de talla política», dicen.

La deuda de las autonomías también se ha ido acumulando esta década, en más del 360%, algo que relacionan directamente con la situación general. «La tónica ha sido la reducción drástica del gasto en otras políticas, los recortes en sanidad, educación y servicios sociales y el incremento exponencial de gasto en deuda». Los presupuestos autonómicos de 2020 todavía no están cerrados ni liquidados, son «iniciales» –tres comunidades, Castilla y León, Madrid y La Rioja, han prorrogado los suyos– . Catalunya, por su parte, ha intentado paliar la merma sostenida de inversión en Sanidad, Educación y Asuntos Sociales con unas cuentas para 2020 que crecen en 3.000 millones, las primeras expansivas en una década.

Aunque sobre el papel el escenario mejora respecto al ejercicio de 2019 y sí aumentan el gasto en servicios públicos, «han de ser tomados con todas las cautelas puesto que la obligada actuación con presupuestos prorrogados en las comunidades generará importantes descuadres en la contabilidad pública», explican, más por la actual coyuntura de la pandemia.

Por áreas concretas, los presupuestos autonómicos siguen por debajo de los de 2009 en Sanidad. Son 1.740,3 millones de euros menos en 2019 respecto a lo gastado en 2009, un 2,7% menos. Doce Comunidades (Baleares, Navarra, Cantabria, País Vasco, Murcia, Asturias, Castilla y León, C. Valenciana, Andalucía, Canarias, Madrid y Galicia) sí han incrementado el gasto en Sanidad en esta etapa, pero por lo contrario destaca Catalunya, cuyo gasto ha sido en 2019 un 27% inferior al del 2009. En Educación también se ha rebajado el gasto, aunque algo menos: las comunidades han invertido 393,5 millones de euros menos, un 1%. Hay nueve comunidades (Baleares, Comunidad Valenciana, Extremadura, Aragón, Cantabria, Andalucía, Navarra, Murcia y La Rioja) que incrementan su gasto (Madrid lo mantiene prácticamente igual al de 2009). Y Castilla y León y Catalunya destacan por lo bajo: invierten un 8,1% y un 12% menos en educación respectivamente.

En servicios sociales es el único ámbito en el que la cosa mejora. Todas las Comunidades excepto dos (de nuevo, Castilla-La Mancha y Catalunya) recuperan en 2019 el nivel de gasto del año 2009 en esa materia, y en el conjunto de España el gasto autonómico termina con 2.132 millones más, un 17,9% de aumento. Aun así, «insuficiente», atendiendo a factores como ese incremento de las listas de atención a la dependencia. 

Además, desde la Asociación expresan un temor. Actualmente, el grueso de servicios sociales va a tres secciones: las rentas básicas de inserción, los servicios comunitarios y el sistema de atención a la dependencia. Y ven en «claro riesgo» que, tras la aprobación del Ingreso Minimo Vital, «cuando por fin se ponga en marcha, las comunidades consideren que con eso es necesario y el dinero destinado a rentas se invierta en otra cosa. Consideramos que habrá que estar atentos».

https://www.eldiario.es/sociedad/autonomias-no-llegaron-alcanzar-gasto-sanidad-educacion-servicios-sociales-decada_1_6208569.html

Los nuevos contagios de coronavirus vuelven a dispararse hasta los 10.476 casos y la cifra de fallecidos repunta hasta los 184 desde ayer

Los nuevos contagios de coronavirus vuelven a dispararse hasta los 10.476 casos y la cifra de fallecidos repunta hasta los 184 desde ayer

El Ministerio de Sanidad ha registrado 10.476 nuevos casos de coronavirus, de los que 4.503 se han diagnosticado en el último día. La comunidad que más contagios registra es Madrid, con 3.245 y de ellos, 1.462 detectados entre ayer y hoy. En total, desde marzo, se han infectado 498.989 personas confirmadas por test.

Tras Madrid, Catalunya es la segunda región con más casos: 1.418 y 160 de ellos en las últimas 24 horas; Andalucía, 1.014 y 314 respectivamente; la Comunitat Valenciana, 714 y 130 y Euskadi, 712 y 678.

Respecto a las muertes, Sanidad ha añadido 184 al balance total. 116 de ellas corresponden a Aragón, que ha notificado de golpe defunciones que ocurrieron en las últimas semanas. La cifra de decesos desde el inicio de la pandemia es de 29.418. En la última semana, han fallecido 256 personas.

Continúan subiendo los ingresos en los hospitales. En la última semana se acercan a los 2.000. En concreto, ha habido 1.946, repartidos por toda España. La comunidad con más casos es Madrid (389), seguida de Andalucía (337), la Comunitat Valenciana (182), Aragón (181), Galicia (167), Canarias (150) y Castilla y León (146). Al otro lado, Euskadi es la región con menos pacientes ingresados (tres), seguida de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla (seis cada una).

Por otro lado, 151 pacientes han necesitado tratamiento en unidades de cuidados intensivos entre este viernes y el pasado. Se han dado por toda España, menos en la ciudad autónoma de Ceuta. Andalucía y Canarias son las que más enfermos en UCI han tenido (22 cada una). Tras ellas, Castilla y León ha tenido 17 casos, seguida de Madrid (16), Galicia (14), la Comunitat Valenciana (12) y Aragón (12). El resto han notificado menos de diez.

La Comunidad de Madrid se ha situado de nuevo a la cabeza de los contagios por coronavirus en el país en esta segunda ola de la pandemia. El incremento acusado de casos los últimos quince días ha obligado al Gobierno regional a imponer nuevas restricciones. A partir del lunes estarán prohibidas las reuniones de más de 10 personas no convivientes en el ámbito público y, como novedad, también en el privado. En la orden del pasado 18 de agosto, la administración autonómica ya recomendaba evitar las reuniones en el ámbito familiar. Pero este viernes, el consejero Enrique Ruiz Escudero ha anunciado que esas recomendaciones pasarán a ser una prohibición. Las medidas se revisarán cada 15 días.

En Catalunya, varios profesores y trabajadores de una escuela de Sant Vicenç del Horts (Barcelona) se han puesto en cuarentena preventiva después de que una persona del equipo del centro diese positivo por COVID-19. La noticia ha sido adelantada por la Cadena Ser y confirmada por el Departamento de Educación a este diario, después de que la dirección de la escuela haya informado de la situación y haya pedido a los servicios territoriales de la Generalitat aplazar unos días el inicio de curso en su centro, en concreto hasta el 17 de septiembre, cuando la mayor parte de los afectados acabarán el periodo de aislamiento.

La cuarentena afecta a todo el profesorado de infantil, a algunos de primaria, al equipo directivo al completo y también a otros trabajadores del centro. Ante esta falta de plantilla, la escuela afirma que no podrá iniciar las clases en la fecha señalada y está a la espera de que el Departamento le indique qué hacer.

https://www.eldiario.es/sociedad/nuevos-contagios-coronavirus-vuelven-dispararse-10-476-casos-cifra-fallecidos-repunta-184-ayer_1_6201360.html

Los nuevos focos de la pandemia: discotecas, prostíbulos y gobiernos

Los nuevos focos de la pandemia: discotecas, prostíbulos y gobiernos

Los políticos son los primeros que no creen en las instituciones. O al menos sólo creen en ellas cuando las circunstancias les favorecen. Si no es el caso, ignoran lo que dice la ley, su espíritu y lo que ellos mismos dijeron tiempo atrás. El PP se considera amo y señor del constitucionalismo –con independencia de lo que eso signifique– y ahora se niega a negociar la renovación del Consejo General del Poder Judicial, establecida en la Ley Orgánica del Poder Judicial, a pesar de que está pendiente desde finales de 2018. El PSOE alega ser un gran defensor del municipalismo y ahora no permite que los ayuntamientos gasten su superávit en medidas sociales (como también impuso años atrás el PP). Ciudadanos dice que «el Gobierno se ha lavado las manos de la gestión cotidiana de la pandemia», cuando la gestión de sanidad y educación está en manos de las autonomías. Son ellas quienes deciden cuántos médicos, enfermeras, rastreadores y profesores se contratan, porque además son ellas quienes pagan sus salarios. Y en política, quien paga, manda.

«Nos ha dejado a la buena de Dios», ha dicho Carlos Carrizosa, de Ciudadanos. Una parte de esa crítica no está equivocada. Sólo falla la última palabra. El Gobierno de Pedro Sánchez ha dejado a los españoles «a la buena» de Díaz Ayuso, Feijóo, Torra, Urkullu y otros. Todos ellos fueron elegidos después de elecciones y votaciones de investidura. Tienen la legitimidad y las competencias, pero varios han preferido mirar a Madrid a la espera de que les llegue la inspiración. O quizá cuando el panorama empezó a empeorar en agosto y se vio que el verano iba a terminar mal, llegaron a la conclusión de que no querían cargar con todo el marrón y debían buscar «chivos explicatorios», como decían Les Luthiers.

Lo que es indudable es que Sánchez decidió que agosto sería el mes especial autonómico y pasó a segundo o tercer plano. En primavera la oposición le había incinerado por la gestión de la crisis. El PP terminó votando en contra de las prórrogas del estado de alarma y presumió de que el Gobierno madrileño había derrotado al coronavirus y salvado a España. «Nos tienen rehenes y amordazados», denunció Isabel Díaz Ayuso en mayo. Han aplicado «un 155 sanitario», dijo Quim Torra, también en mayo.

Los ‘rehenes’ salieron de las celdas en verano, cegados por la luz y la responsabilidad. Sánchez les entregó las llaves y les deseó buena suerte. Cogió la maleta y las gafas de sol y se fue de vacaciones. A ver qué tal se os da esto. Si tenéis algún problema, no me llaméis. Voy a tener apagado el móvil. Fernando Simón estará en contacto con vuestra gente.

En los gobiernos de Rodríguez Zapatero, hubo una emergencia sanitaria de la gripe A y otras dos crisis menores. Comparadas con el coronavirus, eran casi una broma, aunque podían tener serias repercusiones económicas. Las competencias también estaban entonces en manos de las autonomías, pero el Ministerio de Sanidad realizó una labor de coordinación que facilitó las cosas. Nada de lo que está ocurriendo ahora tiene precedentes. Esta vez, Sánchez decidió que durante un tiempo otros debían pasar por la máquina de picar carne.

Al ver que los gobiernos que preside en Madrid, Galicia, Andalucía o Castilla y León comenzaban a quemarse, los dirigentes del PP ofrecieron dos respuestas: estaban los que acusaban a Sánchez de estar tirado en la tumbona mientras aumentaban los casos y los que decían que estaba tumbado en la hamaca. Es un partido muy disciplinado en esto del mensaje y no pasa nada si hay que obviar qué institución tiene las competencias. No mencionaron a Díaz Ayuso, que ha estado de vacaciones durante buena parte de agosto (es un derecho para todos los trabajadores y también para los políticos) o haciendo yoga en su despacho, porque no se le ha oído mucho. La hiperactiva Ayuso ha dejado que sus consejeros lleven el peso de la respuesta pública ante la realidad de que Madrid vuelve a encabezar el ranking de casos de coronavirus confirmados. Los malos datos del sur de la capital y de la comunidad han obligado al Gobierno madrileño a recomendar a los ciudadanos que «intenten quedarse en casa en las zonas en las que hay más incidencia de casos». Al mismo tiempo, descarta el confinamiento por zonas.

«Nos consta que la gente no sigue nuestras recomendaciones», se ha quejado el viceconsejero de Salud Pública, Antonio Zapatero. Mal asunto si la única carta que le queda a un Gobierno es echar la culpa a la gente.

Si todo esto suena a una aparente contradicción, en Moncloa no deberían reírse del mal ajeno, porque puede ser que en septiembre le toque al Gobierno central lanzar mensajes similares.

Esta es la semana en que el Gobierno reanuda su actividad y está por ver cómo afectará a sus relaciones con las CCAA. El martes, hay Consejo de Ministros y se reúne el secretario de Estado de Educación con los viceconsejeros autonómicos. Dos días después, tres ministros se verán con los consejeros de Educación y Sanidad. Díaz Ayuso dará este martes una rueda de prensa con su titular de Educación.

La posición de partida del Ministerio de Educación: ya se acordó en junio que la vuelta al colegio se produjera en las fechas habituales y de forma presencial. Lo que pasa es que, en términos de evolución de la pandemia, junio ya no vale para mucho. Es como si se refirieran a la anterior legislatura. Si el Ministerio insiste en que las clases deben ser presenciales, es muy posible que esté vendiendo una quimera. La única salida viable sería revertir por completo la tendencia en el aumento de los contagios que se está viendo en las últimas semanas. El incremento es evidente en otros países de Europa, pero los datos de España son muchísimo peores. 19.382 nuevos contagios desde el viernes al lunes, 5.992 en Madrid y 3.570 en Catalunya.

Otro aviso de Educación ha sido recordar que se aprobaron 2.000 millones de euros para el fondo Covid para Educación y casi 260 millones para el Plan Educa en Digital. Es decir, gasten el dinero y luego ya hablamos.

El discurso público sobre la pandemia se está viniendo abajo. Tenemos a políticos reclamando a la gente que controle sus relaciones sociales y a muchas personas acusando en redes sociales a los gobiernos de no realizar su labor. Ambos tienen su cuota de razón, aunque en esta competición no hay ganadores si alguien pierde. Las autoridades no están en condiciones de volver al confinamiento total de la primavera –Macron también lo ha descartado en Francia–, porque el impacto económico sería inimaginable y porque ni siquiera están convencidos de que se vaya a respetar como se hizo entonces. Tenemos un déficit evidente de rastreadores en Madrid («en cada área hoy, sólo de la última semana, hay de cientos a miles de positivos a los que no se les ha llamado. No hemos hecho nada con ellos. Hemos perdido el control de la pandemia. Es criminal decir que esto está bajo control«, ha dicho una epidemióloga a El País). Tenemos jueces que se dedican a interpretar el papel de epidemiólogos amateurs y deciden en qué poblaciones se aplican restricciones básicas y en cuáles no. Tenemos brotes en bodas, discotecas, comidas familiares en las que la mayoría de asistentes acaba contagiado, y hasta en burdeles (quién iba a pensar que el distanciamiento social y el sexo eran difíciles de compatibilizar). Y tenemos una feria taurina prevista en Alcalá de Henares, Madrid, con aforo para más 4.000 personas que puede generar imágenes que se verán en el resto del mundo como un ejemplo de que los españoles han perdido la cabeza por pasar demasiado tiempo al sol.

Siempre se puede a ir a peor, pero hay que intentarlo con ganas para llegar a este punto.

https://www.eldiario.es/politica/focos-pandemia-discotecas-prostibulos-gobiernos_129_6179509.html

Ñ de Ñapa © 2018