Etiqueta: muertes

La supervivencia de pacientes con COVID-19 ha mejorado por tratamientos que no son efectivos contra el coronavirus

Desde los comienzos de la pandemia de COVID-19, los medios de comunicación han dirigido sus focos a las vacunas en investigación y a posibles tratamientos que pudieran tener efectos contra el coronavirus y mejorasen el pronóstico de los pacientes. Los fármacos más mediáticos han sido el remdesivir y la hidroxicloroquina, pero también han destacado otras moléculas antivirales como el lopinavir o el ritonavir. Estos medicamentos ya se empleaban para tratar otras enfermedades infecciosas y su perfil de seguridad era bien conocido. Esto, unido a ciertos indicios que mostraban que podrían ser de ayuda contra el coronavirus, motivaron su utilización en ensayos clínicos y su aplicación por la vía compasiva.

Tras varios meses de evaluación a través de estudios clínicos, el único fármaco de este diverso colectivo que ha demostrado cierto y limitado beneficio es el remdesivir: acelera la recuperación en una media de cuatro días, aunque no se han observado mejoras estadísticamente significativas en la mortalidad de los pacientes tratados con este medicamento. Por otro lado, casi se ha descartado la hidroxicloroquina como opción terapéutica al no demostrarse, por el momento, utilidad ni para prevenir ni para curar a los pacientes afectados por la COVID-19. Tampoco hay indicios de que el lopinavir y el ritonavir aporten beneficios para la salud de los afectados por coronavirus. En todo caso, todos estos fármacos contra el coronavirus siguen evaluándose en ensayos clínicos para determinar mejor su papel.

A pesar de estos resultados decepcionantes, lo cierto es que la supervivencia de los pacientes afectados por la COVID-19 ha ido mejorando progresivamente gracias a mejoras en los protocolos de tratamientos que han estado en un segundo plano a lo largo de la pandemia: aquellos dirigidos a dar soporte vital y a tratar las complicaciones desencadenadas durante la enfermedad.

Aunque el glucocorticoide dexametasona saltó a los medios de todo el mundo la semana pasada como el «primer» fármaco que podría reducir la mortalidad por la COVID-19 en pacientes que requieren oxígeno o ventilación mecánica (los resultados se han difundido en un informe preliminar), su papel beneficioso para tratar el síndrome de distrés respiratorio agudo (SDRA) se conocía desde principios de febrero. Un ensayo clínico realizado en España observó que la administración temprana de este fármaco podía reducir la duración de la ventilación mecánica y la mortalidad en pacientes moderados-graves con este síndrome. Por esta razón, la dexametasona ya se usaba con frecuencia en la práctica clínica en nuestro país desde marzo para el tratamiento de pacientes de COVID-19 graves aquejados de este síndrome respiratorio.

La dexametasona, que atenúa la tormenta de citoquinas y el encharcamiento de los pulmones al poner freno al sistema inmunitario, no es la única estrategia terapéutica que está siendo valiosa para salvar las vidas de los pacientes más afectados por el coronavirus, a pesar de no ser útiles para combatir al propio virus. Gran parte de las muertes ocasionadas por la COVID-19 se producen por complicaciones desencadenadas por la reacción inflamatoria e inmunitaria descontrolada contra el coronavirus. El virus SARS-CoV-2 enciende la chispa en ciertas personas de riesgo para que esta reacción desproporcionada en el cuerpo humano tenga lugar, pero el que termina provocando muchos de los daños es el propio sistema inmunitario.

Además de la dexametasona para combatir la dificultad respiratoria, se han extendido otros tratamientos no farmacológicos para aumentar la supervivencia de los pacientes COVID-19. Una medida que se ha popularizado en esta pandemia es la colocación de las personas con dificultad respiratoria intensa y déficit de oxígeno en sangre en la posición de decúbito prono (tumbado boca abajo). Múltiples ensayos clínicos previos ya habían observado que esta posición incrementa la oxigenación de los pacientes con SDRA y aumenta su supervivencia, así que esta acción se ha extendido también a las personas más afectadas por el coronavirus.

Por otra parte, los pacientes que necesitan ventilación mecánica también reciben diversos fármacos para aumentar su confort y disminuir su gasto energético (reduciendo así tanto el consumo de oxígeno como la liberación de CO2, aliviando la dificultad respiratoria). Entre estos fármacos encontramos sedantes, analgésicos y varios fármacos que evitan la aparición de agitación o delirios.

Para determinados pacientes afectados por una dificultad respiratoria de extrema gravedad, en los que ya ni siquiera la ventilación mecánica resulta suficiente, el último recurso ha sido la oxigenación por membrana extracorpórea (más conocido por sus siglas: ECMO). El ECMO, que garantiza la oxigenación de la sangre, aunque los pulmones no sean funcionales, permite ganar tiempo hasta que estos órganos puedan recuperar cierta funcionalidad. La aplicación de esta especie de pulmón artificial se ha extendido por España durante el transcurso de la epidemia y alrededor de un centenar de personas lo han recibido como tratamiento en los 20 hospitales en España que reúnen las condiciones para aplicarlo.

Otra complicación que suele aparecer en los pacientes COVID-19 más graves es la formación de coágulos sanguíneos. Diversas sociedades médicas como el Colegio Americano de Cardiología o la Sociedad Internacional de Trombosis y Hemostasia recomiendan que todos los pacientes hospitalizados por COVID-19 reciban de forma profiláctica heparina (salvo que exista contraindicación) para evitar la aparición de coágulos. La evidencia científica sobre el beneficio para los pacientes es aún limitada y hay múltiples ensayos clínicos en marcha para aclarar su papel. De momento, solo existen estudios observacionales que han observado mejora de la mortalidad en aquellos pacientes tratados con anticoagulantes.

Además de la aparición de coágulos sanguíneos, aproximadamente un 22 % de los pacientes con COVID-19 que ingresan en cuidados intensivos sufren daño renal agudo. Estas personas necesitan tratamiento para sustituir parte o la totalidad de la función de los riñones y garantizar así la eliminación de sustancias tóxicas de la sangre. Entre las diferentes opciones, las guías clínicas suelen aconsejar la terapia de reemplazo renal continuo. Esta terapia básicamente consiste en un circuito fuera del cuerpo con un filtro por donde circula la sangre para eliminar toxinas y líquidos y, posteriormente, volver al cuerpo de forma constante.

Puede que un tratamiento específico contra el coronavirus tarde en llegar, pero gracias a los diferentes tratamientos dirigidos a las complicaciones de la COVID-19 y a garantizar el soporte vital, se ha podido reducir la mortalidad. De no ser por ellos, la cifra de 483.000 muertes en el mundo por coronavirus sería muy superior en la actualidad.

https://www.eldiario.es/sociedad/supervivencia-pacientes-COVID-19-tratamientos-coronavirus_0_1041846752.html

Andalucía registra un nuevo brote y suma nueve en cinco provincias

Andalucía registra nueve brotes de coronavirus Covid-19 en fase de control o de investigación en las provincias de Málaga, Granada, Cádiz, Huelva y Almería, con un total de 172 casos confirmados y ha sumado 45 positivos por PRC en las últimas 24 horas, en las que se han registrado dos fallecidos por la enfermedad, según los datos difundidos este sábado por la Consejería de Salud y Familias.

La actualización de datos a las 10.00 horas de este sábado realizada por este departamento contabiliza siete brotes en fase de investigación, con estudio de contactos y realización de pruebas. Seis de ellos proceden de días anteriores, uno en el distrito sanitario de Málaga, que alcanza los 90 casos confirmados –tres más en 24 horas–, vinculado al Centro de Acogida de Emergencia y Derivación gestionado por Cruz Roja; otro en el distrito metropolitano de Granada con 15 casos confirmados –dos más en 24 horas–; y un tercero en el distrito costa de Huelva con diez casos confirmados –misma cifra que el viernes– en la localidad de Lepe.

Los otros tres brotes en investigación ya conocidos presentan una menor incidencia por el momento, dos en el distrito metropolitano de Granada con seis y cuatro casos confirmados –ambos con un contagiado más que hace 24 horas, y uno en el distrito Levante-Alto Almanzora de Almería, con cuatro casos confirmados.

El nuevo brote, en Granada

El brote conocido este sábado procede también del distrito Metropolitano de Granada, con un total de seis afectados. De los nueve brotes registrados, cinco proceden de Granada, y de los siete en investigación, cuatro se han registrado en Granada.

Además mantiene otros dos brotes en fase de control (concluidas las pruebas y el estudio de contactos): uno en el Campo de Gibraltar con 23 casos confirmados –tres más en 24 horas–, vinculados a una pensión y la sede de una ONG en Algeciras (Cádiz), y otro en el distrito de Granada capital, con 14 casos confirmados, misma cifra que el viernes.

Además de estos brotes, Andalucía ha registrado este v un ligero descenso diario en la cifra de casos confirmados por PCR con 45, mayor cifra en el mes de junio, en una jornada con dos fallecidos y en la que se suman dos nuevos hospitalizados y un ingresado en Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

https://www.eldiario.es/andalucia/Andalucia-registra-provincias-muertes-PCR_0_1042545992.html

La cifra diaria de fallecidos con coronavirus repunta hasta los 567 en 24 horas mientras se siguen reduciendo los nuevos contagios

España ha alcanzado los 18.056 fallecimientos de personas con coronavirus, tras registrarse 567 en las últimas 24 horas, según el último balance del Ministerio de Sanidad. Supone un repunte con respecto a las cifras del lunes, cuando se contabilizaron 517.

Continúa una reducción en el incremento de nuevos contagios: la cifra de casos totales se ha elevado este martes a 172.541, con 3.045 contagios nuevos, el dato más bajo desde el pasado 20 de marzo. Este lunes se había marcado el anterior dato más bajo desde el 20 de marzo, con 3.477 nuevos positivos.

El 39% de los casos ya se han curado. Han sido dadas de alta 67.504 personas en todo el país, lo que supone que 2.777 pacientes se han recuperado en las últimas 24 horas.

Los martes suele producirse un repunte en los casos por el llamado «efecto fin de semana»: el retraso en las notificaciones por parte de las comunidades autónomas. Esta semana, a este fenómeno podrían sumarse los festivos de Semana Santa, que en algunas comunidades incluían este lunes.

«Hay una tendencia descendente en fallecimientos, lo cual obviamente nos dan algunas esperanzas, pero lo cierto es que siguen siendo cifras que tenemos que reducir lo antes posible», ha señalado en rueda de prensa Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, reincorporado tras superar el coronavirus.

El epidemiólogo ha explicado que, en el caso de las UCI y nuevas hospitalizaciones, el incremento con respecto a ayer lunes es del 2%. Las camas UCI, pese a que están «mejor» que la semana pasada, siguen estando «en situación de alto estrés», ha reconocido.

El objetivo: doblegar la curva

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha dicho este lunes que “el objetivo de esta semana es consolidar la segunda etapa y doblegar la curva”, al tiempo que ha hecho un llamamiento a la responsabilidad individual tras la decisión del Gobierno de la vuelta al trabajo de empleados de sectores industriales no esenciales y de la construcción.

Esa vuelta al ámbito laboral arrancó primero en nueve comunidades autónomas, al ser festivo en el resto, con dudas todavía sobre la protección de los trabajadores ante las recomendaciones de Sanidad para evitar la propagación del virus y que no se quiebre su tendencia descendente. Esa tendencia se trata de confirmar ahora con los datos de los próximos siete días.

https://www.eldiario.es/sociedad/muertes-coronavirus_0_1016648364.html

La cifra diaria de muertes con coronavirus desciende hasta las 517, con el menor dato de nuevos contagios desde el 20 de marzo

España ha registrado en las últimas 24 horas 517 fallecimientos de personas con coronavirus. Es un descenso con respecto a las cifras del domingo, cuando se contabilizaron 619 muertes. Según el balance del Ministerio de Sanidad, han perdido la vida 17.489 personas desde el inicio de la pandemia en nuestro país.

La cifra de casos totales se ha elevado este lunes a 169.496, con 3.477 contagios nuevos, el dato más bajo desde el 20 de marzo. Ya han sido dadas de alta 64.727 personas en todo el país, con 2.336 recuperaciones notificadas en el balance de este lunes. Las personas curadas son el 38% de todos los casos.

Los datos de los fines de semana y los festivos deben analizarse con cautela por los posibles retrasos que se pueden producir en las notificaciones desde los hospitales y las comunidades autónomas en los días no laborables. Esa demora provoca que los datos sean más altos en los días posteriores, según han explicado las autoridades sanitarias en ocasiones previas.

Vuelta al trabajo en actividades no esenciales

Los trabajadores de las actividades no esenciales han reanudado este lunes su actividad laboral en las empresas en las que no sea posible hacerlo a través de métodos telemáticos y en las comunidades autónomas que no sea festivo, tras el fin del permiso retribuido recuperable, al tiempo que se reforzarán las medidas de seguridad y protección.

Tras las vacaciones de Semana Santa y el fin del permiso retribuido recuperable, a partir de este lunes se vuelve a la situación de los primeros 15 días del estado de alarma, por lo que han vuelto a reincorporarse los trabajadores de actividades no esenciales, como la construcción, con límites.

La vuelta al trabajo de estos trabajadores de actividades no esenciales se ha producido este Lunes de Pascua en todas las comunidades autónomas, salvo en las ocho que es festivo (Baleares, Cantabria, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Cataluña, La Rioja, Navarra y País Vasco).

https://www.eldiario.es/sociedad/muertos-coronavirus-Espana_0_1016298390.html

Ñ de Ñapa © 2018