Etiqueta: casos

Los rebrotes de coronavirus se extienden por 13 Comunidades Autónomas

Un total de 13 Comunidades Autónomas han arrancado la semana con algún rebrote de contagio por coronavirus en su territorio, aunque todos los gobiernos autonómicos aseguran que están controlados y de momento no se han tomado nuevas decisiones de confinamiento.

Con varios territorios que permanecen sin registrar nuevos brotes, entre ellas algunas de las más afectadas por la pandemia desde el inicio de la crisis sanitaria como Madrid o Castilla-La Mancha, esta es la a día de hoy la radiografía de los rebrotes en España por Comunidades:

Cantabria

Cantabria ha sido de las últimas autonomías en registrar un rebrote. Ha sido en Santander, donde el sábado se confirmaron 13 casos positivos en un mismo edificio de viviendas que fue puesto en cuarentena y que hoy han ascendido a 14. Sanidad informó de que existía «un vínculo epidemiológico confirmado» entre los 13 y que había un caso más de alguien próximo al edificio.

Aragón

El Gobierno de Aragón mantiene en fase 2 a las cuatro comarcas aragonesas afectadas por rebrotes: La Litera, Cinca Medio y Bajo Cinca en Huesca, y Bajo Aragón-Caspe, en Zaragoza. Suman 330 casos confirmados, la mayoría entre trabajadores temporeros.

Además, ocho residencias de personas mayores siguen con brotes de coronavirus que no se han dado por concluidos, si bien solo en cuatro de ellas ha habido «casos recientes», según la información del Gobierno ofrecida este lunes.

Andalucía

Mantiene diez brotes de coronavirus en fase de control o de investigación en las provincias de Málaga, Granada, Cádiz, Huelva y Almería, con un total de 205 casos confirmados, según la Junta.

Seis brotes están en fase de investigación procedentes de días anteriores; uno en el distrito sanitario de Málaga, que alcanza los 103 casos confirmados, vinculado al Centro de Acogida de Emergencia y Derivación gestionado por Cruz Roja; cuatro más en la provincia de Granada, todos ellos en el distrito metropolitano, y uno en el distrito malagueño de la Axarquía, con siete casos confirmados.

Otros cuatro brotes se encuentran en fase de control, dos de ellos desde este domingo en Lepe (Huelva) con diez casos confirmados, y en el distrito Levante-Alto Almanzora de Almería, con cuatro, en ambos casos sin cambios en las últimas 24 horas. A ellos se suman los que ya estaban controlados en el Campo de Gibraltar con 23 casos confirmados, vinculados a una pensión y la sede de una ONG en Algeciras (Cádiz), y otro en el distrito de Granada capital, con 24 casos confirmados.

Canarias

En la isla de Fuerteventura, que estuvo varias semanas sin casos activos, se contabilizan en la actualidad una treintena de positivos que se corresponden con algunos de los migrantes llegados en pateras interceptadas en las últimas semanas.

Euskadi

En Guipúzcoa, se mantiene activo un brote registrado en el municipio de Orio con 17 casos asociados. El Gobierno vasco está estudiando si tres casos registrados este domingo y otro del sábado, en la misma provincia, están relacionados o no.

Navarra

El Gobierno de Navarra mantiene controlados dos brotes, uno en la Comarca de Pamplona y otro en la localidad de Sunbilla, en la zona norte, que se conocieron el 16 de junio. En el caso de Sunbilla, se realizó la semana pasada pruebas a los 150 trabajadores de la empresa en la que trabaja uno de los contactos estrechos del origen del foco, y tres casos dieron positivo.

Galicia

El brote de COVID-19 en la zona de A Mariña lucense se ha elevado a 28 casos positivos, mientras que el de Barbanza (A Coruña) ha bajado a siete de los nueve detectados y sin ninguna hospitalización, según los datos actualizados este lunes por las áreas sanitarias.

Todos los casos detectados han de guardar una cuarentena de 14 días. También las personas con resultados negativos tienen que permanecer en seguimiento en su domicilio.

Murcia

En Murcia, se mantiene un brote en Beniel, Murcia y Santomera relacionado con pasajeros llegados de Bolivia, que han desencadenado 32 casos, 9 de ellos en una misma empresa que ha obligado a poner en cuarentena a trabajadores y a que Salud prepare una resolución para la suspensión temporal de actividad. Además, el Gobierno murciano ha informado hoy de otro brote que se originó en un caso de la provincia de Granada, que está en seguimiento.

El presidente de la Región, Fernando López Miras, ha advertido de que son casos «muy preocupantes» y ha instado a «extremar la precaución». De lo contrario, si las circunstancias «lo requieren», advierte que el Ejecutivo tiene sobre la mesa «medidas drásticas» como el confinamiento de municipios o volver atrás en las fases de desescalada.

Catalunya

Catalunya mantiene brotes en la provincia de Lleida, que están controlados y no prevé de momento confinar la zona. La consejera de Salud de la Generalitat, Alba Vergés, ha explicado que hay varios casos en algunas residencias y además, otros brotes relacionados con los de comarcas vecinas de Aragón, sobre los que ha advertido del problema que puede suponer que las personas afectadas que participan en la campaña de la fruta no mantengan la cuarentena porque dependen del trabajo diario.

Vergés ha dicho que se está analizando la situación para plantear al gobierno aragonés que pida evitar movimiento de personas temporeras hacia Lleida. Sobre la salud de los afectados, la mayoría son gente joven con síntomas leves.

Castilla y León

En Castilla y León se mantienen activos seis focos y desde la Junta se insiste en pedir precaución, aunque por el momento no se plantean intensificar medidas de control en la Comunidad. En concreto, se trata de brotes registrados en dos residencias de Valladolid y en el Hospital Río Hortega y tres nuevos focos en la provincia de Soria, todos ellos «localizados y en estudio».

Comunitat Valenciana

Permanece activo el brote en una empresa cárnica de Rafelbunyol (Valencia). La empresa ha detallado hoy que, de los siete casos iniciales que se detectaron el 17 de junio, seis han recibido el alta y, mediante pruebas serológicas, se ha confirmado que ya no están contagiados. De esta forma, queda activo uno de los siete casos iniciales.

A su vez, la Consejeria de Sanidad Universal dio a conocer que se habían detectado siete nuevos casos, a los que se les están realizando pruebas serológicas para determinar si se trata de infecciones activas o infecciones pasadas y, por tanto, conocer si forman parte del brote detectado o no.

Extremadura

Se mantiene un brote en la localidad cacereña de Navalmoral de la Mata, que sumó 22 casos confirmados hasta el pasado viernes y ninguno nuevo en los datos facilitados este lunes por la Junta de Extremadura. La persona que lo originó sigue en paradero desconocido y en búsqueda y captura por las fuerzas de seguridad. Hay otra treinteta de personas aisladas, repartidas en seis viviendas.

La consejería de Sanidad considera este brote «bastante controlado» y bajo un «seguimiento muy estricto», pero la población no está confinada.

https://www.eldiario.es/sociedad/Comunidades-rebrotes-arranque-semana_0_1043246493.html

La supervivencia de pacientes con COVID-19 ha mejorado por tratamientos que no son efectivos contra el coronavirus

Desde los comienzos de la pandemia de COVID-19, los medios de comunicación han dirigido sus focos a las vacunas en investigación y a posibles tratamientos que pudieran tener efectos contra el coronavirus y mejorasen el pronóstico de los pacientes. Los fármacos más mediáticos han sido el remdesivir y la hidroxicloroquina, pero también han destacado otras moléculas antivirales como el lopinavir o el ritonavir. Estos medicamentos ya se empleaban para tratar otras enfermedades infecciosas y su perfil de seguridad era bien conocido. Esto, unido a ciertos indicios que mostraban que podrían ser de ayuda contra el coronavirus, motivaron su utilización en ensayos clínicos y su aplicación por la vía compasiva.

Tras varios meses de evaluación a través de estudios clínicos, el único fármaco de este diverso colectivo que ha demostrado cierto y limitado beneficio es el remdesivir: acelera la recuperación en una media de cuatro días, aunque no se han observado mejoras estadísticamente significativas en la mortalidad de los pacientes tratados con este medicamento. Por otro lado, casi se ha descartado la hidroxicloroquina como opción terapéutica al no demostrarse, por el momento, utilidad ni para prevenir ni para curar a los pacientes afectados por la COVID-19. Tampoco hay indicios de que el lopinavir y el ritonavir aporten beneficios para la salud de los afectados por coronavirus. En todo caso, todos estos fármacos contra el coronavirus siguen evaluándose en ensayos clínicos para determinar mejor su papel.

A pesar de estos resultados decepcionantes, lo cierto es que la supervivencia de los pacientes afectados por la COVID-19 ha ido mejorando progresivamente gracias a mejoras en los protocolos de tratamientos que han estado en un segundo plano a lo largo de la pandemia: aquellos dirigidos a dar soporte vital y a tratar las complicaciones desencadenadas durante la enfermedad.

Aunque el glucocorticoide dexametasona saltó a los medios de todo el mundo la semana pasada como el «primer» fármaco que podría reducir la mortalidad por la COVID-19 en pacientes que requieren oxígeno o ventilación mecánica (los resultados se han difundido en un informe preliminar), su papel beneficioso para tratar el síndrome de distrés respiratorio agudo (SDRA) se conocía desde principios de febrero. Un ensayo clínico realizado en España observó que la administración temprana de este fármaco podía reducir la duración de la ventilación mecánica y la mortalidad en pacientes moderados-graves con este síndrome. Por esta razón, la dexametasona ya se usaba con frecuencia en la práctica clínica en nuestro país desde marzo para el tratamiento de pacientes de COVID-19 graves aquejados de este síndrome respiratorio.

La dexametasona, que atenúa la tormenta de citoquinas y el encharcamiento de los pulmones al poner freno al sistema inmunitario, no es la única estrategia terapéutica que está siendo valiosa para salvar las vidas de los pacientes más afectados por el coronavirus, a pesar de no ser útiles para combatir al propio virus. Gran parte de las muertes ocasionadas por la COVID-19 se producen por complicaciones desencadenadas por la reacción inflamatoria e inmunitaria descontrolada contra el coronavirus. El virus SARS-CoV-2 enciende la chispa en ciertas personas de riesgo para que esta reacción desproporcionada en el cuerpo humano tenga lugar, pero el que termina provocando muchos de los daños es el propio sistema inmunitario.

Además de la dexametasona para combatir la dificultad respiratoria, se han extendido otros tratamientos no farmacológicos para aumentar la supervivencia de los pacientes COVID-19. Una medida que se ha popularizado en esta pandemia es la colocación de las personas con dificultad respiratoria intensa y déficit de oxígeno en sangre en la posición de decúbito prono (tumbado boca abajo). Múltiples ensayos clínicos previos ya habían observado que esta posición incrementa la oxigenación de los pacientes con SDRA y aumenta su supervivencia, así que esta acción se ha extendido también a las personas más afectadas por el coronavirus.

Por otra parte, los pacientes que necesitan ventilación mecánica también reciben diversos fármacos para aumentar su confort y disminuir su gasto energético (reduciendo así tanto el consumo de oxígeno como la liberación de CO2, aliviando la dificultad respiratoria). Entre estos fármacos encontramos sedantes, analgésicos y varios fármacos que evitan la aparición de agitación o delirios.

Para determinados pacientes afectados por una dificultad respiratoria de extrema gravedad, en los que ya ni siquiera la ventilación mecánica resulta suficiente, el último recurso ha sido la oxigenación por membrana extracorpórea (más conocido por sus siglas: ECMO). El ECMO, que garantiza la oxigenación de la sangre, aunque los pulmones no sean funcionales, permite ganar tiempo hasta que estos órganos puedan recuperar cierta funcionalidad. La aplicación de esta especie de pulmón artificial se ha extendido por España durante el transcurso de la epidemia y alrededor de un centenar de personas lo han recibido como tratamiento en los 20 hospitales en España que reúnen las condiciones para aplicarlo.

Otra complicación que suele aparecer en los pacientes COVID-19 más graves es la formación de coágulos sanguíneos. Diversas sociedades médicas como el Colegio Americano de Cardiología o la Sociedad Internacional de Trombosis y Hemostasia recomiendan que todos los pacientes hospitalizados por COVID-19 reciban de forma profiláctica heparina (salvo que exista contraindicación) para evitar la aparición de coágulos. La evidencia científica sobre el beneficio para los pacientes es aún limitada y hay múltiples ensayos clínicos en marcha para aclarar su papel. De momento, solo existen estudios observacionales que han observado mejora de la mortalidad en aquellos pacientes tratados con anticoagulantes.

Además de la aparición de coágulos sanguíneos, aproximadamente un 22 % de los pacientes con COVID-19 que ingresan en cuidados intensivos sufren daño renal agudo. Estas personas necesitan tratamiento para sustituir parte o la totalidad de la función de los riñones y garantizar así la eliminación de sustancias tóxicas de la sangre. Entre las diferentes opciones, las guías clínicas suelen aconsejar la terapia de reemplazo renal continuo. Esta terapia básicamente consiste en un circuito fuera del cuerpo con un filtro por donde circula la sangre para eliminar toxinas y líquidos y, posteriormente, volver al cuerpo de forma constante.

Puede que un tratamiento específico contra el coronavirus tarde en llegar, pero gracias a los diferentes tratamientos dirigidos a las complicaciones de la COVID-19 y a garantizar el soporte vital, se ha podido reducir la mortalidad. De no ser por ellos, la cifra de 483.000 muertes en el mundo por coronavirus sería muy superior en la actualidad.

https://www.eldiario.es/sociedad/supervivencia-pacientes-COVID-19-tratamientos-coronavirus_0_1041846752.html

El riesgo de una segunda ola de COVID-19 tras la desescalada mantendrá el sistema «en tensión» durante varios meses

Una de las prioridades en la gestión de la pandemia de COVID-19 va a ser que la «desescalada» del confinamiento sea gradual para evitar una segunda oleada de contagios. Fernando Simón, portavoz de Sanidad, se ha referido a ello: cuando llegue la fase de «transición», que el Gobierno, aunque sin plazos, ya prepara tras los datos que indican cierta ralentización en el ritmo de nuevos casos, lo más complicado será «mantener la tensión».

El técnico, que sigue aislado por su propia infección por coronavirus, ha dicho que quedarse en casa es, en cierta medida, la «fase fácil». Cuando las restricciones se relajen «será complicado que la gente mantenga las medidas de distanciamiento adecuadas» y requeridas para que el virus no contraataque con la misma fuerza. Aún no las han especificado, pero sí han deslizado como posibilidad que se normalice el uso de mascarillas y que, aunque se permita salir a la calle, muchas prohibiciones perduren.

Previsiblemente, coinciden los analistas, esa «tensión», a mayor o menor nivel, durará meses. Todos tienen el foco puesto en cómo se van a hacer estas medidas de «desescalado», con el objetivo de sortear un rebrote de la enfermedad. En el documento ético elaborado por catedráticos en Derecho Penal que ha difundido el propio Ministerio de Sanidad se lee que es «inaplazable el diseño del escenario sanitario y post-confinamiento y del retorno progresivo a la situación de normalidad social» pero con «todas las precauciones necesarias para evitar una segunda oleada de personas infectadas».

Desde un grupo de expertos de la Asociación de Economía y Salud (AES), en un extenso artículo sobre cómo deberíamos «retomar el trabajo», parten de una premisa: «A estas alturas nadie debería esperar una próxima erradicación del COVID-19». El comportamiento del coronavirus es todavía «muy dudoso» e, incluso contando con que una vacuna esté lista en 2021, algo que no se puede asegurar, recuerdan que «la humanidad solo ha erradicado dos enfermedades: la viruela y el SARS». El abanico de escenarios que definen es «muy amplio», y va desde el fin de la epidemia gracias a una inmunidad de grupo –el mejor–, hasta que alguna mutación siga «creando problemas» a más largo plazo. En cualquier caso, contemplan como algo muy posible que se den «sucesivas oleadas» de transmisión.

Un estudio de la Universidad de Washington publicado esta semana señala que para países como España e Italia, que ya han atravesado la peor parte de la epidemia, el mayor peligro es sufrir un nuevo golpe de infecciones. Esa misma proyección auguraba a España un total de 19.000 muertes hasta agosto.

Los investigadores del AES apuntan de todos modos a que «los datos y las enseñanzas aprendidas durante la primera oleada de la pandemia serán muy útiles». Así, será importante la gradualidad de la desescalada, pero también observar lo que ha fallado: debería haber preparados, para el futuro, planes de contingencia para la «gestión de catástrofes» que incluyan previsión con el suministro de material sanitario. Y será esencial que se «reorganice el sistema de salud y cuidados», protegiendo al personal, evitando aglomeraciones y aumentando la capacidad de respuesta ante esas posibles nuevas oleadas.

Los estudios poblacionales, claves

Pere Godoy, presidente de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE), señala que, efectivamente, «el riesgo de una segunda oleada va a estar latente. Se va a tener que vigilar de forma muy estrecha, y si en algo hay consenso es en que para evitarlo las medidas de desescalado han de ser de forma lenta y progresiva, vigilando muy bien la transmisión y modulando según las necesidades y situaciones». Margarita del Val, viróloga e inmunóloga del CSIC, advertía igual este viernes en la Cadena SER de que lo conveniente sería «alargar el confinamiento para ver cuál es la bajada de verdad», para que una segunda ola no se diese antes de lo esperado. A Del Val le parecía «precipitado» en este sentido que a partir del 13 de abril se reactive parte de la actividad no esencial, como tiene previsto el gobierno.

En cualquier caso, tendrá que revisarse todo «constantemente», continúa Pere Godoy, y con «todas las precauciones: si se detecta un aumento de transmisiones e ingresos, habrá que poner medidas importantes de nuevo». No es descartable que en unos meses, con la población reincorporada en su puesto de trabajo, por algún contagio comunitario concreto se pudiera recomendar u obligar de nuevo al teletrabajo, señala como ejemplo.

En todo caso, evitar una «segunda oleada» dependerá en mucha medida de tener capacidad de evitar «brotes explosivos. Y es raro que haya brotes explosivos a medio plazo, mientras sigan sin permitirse concentraciones de muchas personas», avanza Ildefonso Hernández, portavoz de la Sociedad Española de Salud Pública (SESPAS) y director general de Salud Pública del Ministerio de 2008 a 2011. Por eso, los eventos multitudinarios serían, en su opinión, de las últimas restricciones que deberían levantarse. En esa línea, para controlar mejor que la gente cumple las normas, el experto en Salud Pública ve imprescindible que haya «coordinación con las autoridades locales», es decir, que se monitoricen los movimientos de la población, ya sea desde las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad como con aplicaciones tecnológicas.

Los planes del Gobierno son más a corto plazo, para el fin de la primera parte más rígida del confinamiento. Para lo que el ministro Salvador Illa llama el periodo «de transición» hay pensadas tres claves: tests masivos a sanitarios, la monitorización de los pacientes leves y asintomáticos en las conocidas como ‘Arcas de Noé’ y el control de la inmunidad de grupo. Esto último está ya en marcha, Sanidad espera que comience la semana que viene con una primera fase de tests a unas 60.000 personas. Trabajarán en ello el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) y el Instituto Nacional de Estadística.

Coinciden en la importancia de esos estudios poblacionales tanto Ildefonso Hernández como Pere Godoy, pero, sobre todo, en que sean constantes mientras la enfermedad siga activa, y en que se vayan perfilando conforme las necesidades. Ambos explican que esa primera fase con 60.000 personas del ISCIII es eso: un primer paso. Se tendrá que ir perfeccionando cuando la situación se estabilice, realizando tests en centros de Atención Primaria o zonas concretas de interés. «Los estudios poblacionales serán clave para ver cómo está ahora la epidemia, pero también para ver cómo evoluciona», explica Hernández.

Sobre todo, esos estudios estadísticos serán importantes «para evitar un segundo desborde y para saber qué zonas tienen más fácil salir de las restricciones». Entre otros factores, porque han tenido más afectados y por tanto, paradójicamente, tienen a más gente inmunizada. «Suena raro, pero lo ideal sería que se infectaran en esa primera fase todos los menores de 40 sin patologías y que no puedan contagiar a vulnerables. Pero con las estructuras familiares que tenemos en España, llevar a cabo algo así es realmente difícil», añade el ex director general del Ministerio.

«Tensión» hasta que haya vacuna

Todos los países, incluso los que están más avanzados epidemiológicamente que España, están en la misma batalla: China volvió a prohibir los viajes tras varios casos importados, Japón decretó el estado de emergencia semanas después de lo que se creyó el pico. ¿Se puede predecir algo acerca de hasta cuándo durará la situación de tensión y riesgo en España? «Cuando veamos que los casos son esporádicos y, en las encuestas, que no hay transmisión comunitaria, podremos relajarnos. Siempre asumiendo que no va a haber 0 casos en ningún momento y que el riesgo está ahí, al menos hasta que no haya vacuna o el virus mute mucho», contesta Hernández.

«Mientras tanto, lo importante será la capacidad de controlarlo, y eso consiste en que no se acumulen los casos graves, pero que los que haya se puedan atender bien, conociendo bien las ‘áreas COVID’ y protegiendo al personal sanitario», sigue el experto en salud pública. La tensión y el riesgo no cesarán hasta que haya vacuna y, además, recuerda Pere Godoy, el gran problema es que desconocemos aún muchas cosas del virus: «Se ha comparado con la gripe, pero ni siquiera tenemos evidencia empírica de que tenga un comportamiento estacional y en verano se reduzcan por ello los casos. Lo tendremos que aprender».

«Un peligro de esta enfermedad es la transmisión silenciosa, de casos subclínicos y asintomáticos: contagian poco, pero son muchos y generan muchas cadenas de transmisión», sigue Godoy. «Por eso es tan difícil. No era imaginable que a finales de febrero, en España, hubiese tanta transmisión como parece evidente que había, porque era silenciosa. Podemos tener pocas certezas hoy con este virus».

https://www.eldiario.es/sociedad/segunda-Covid-19-mantendra-sistema-tension_0_1014549702.html

La cifra diaria de fallecidos desciende hasta los 683 pero España supera los 15.000 muertos con coronavirus

683 personas han muerto con coronavirus en las últimas 24 horas, según el balance que ha hecho público este jueves el Ministerio de Sanidad. El total de fallecimientos en España desde que empezó la epidemia ha superado por primera vez la barrera de los 15.000, al situarse en 15.238.

El dato acumulado de casos de coronavirus registrados en estos meses asciende ya a 152.446, lo que supone 5.756 nuevos contagios desde este miércoles. 52.165 personas ya se han recuperado, lo que supone un 34,22% del total de casos. Esta proporción de personas que ya han superado la enfermedad está aumentando todos los días: el miércoles era del 32,74%, mientras que el 1 de abril era del 22,17%.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha asegurado este jueves en el Congreso de los Diputados que «el incendio que desató la pandemia está bajo control». Ha hablado de «datos alentadores» en referencia a la reducción en el número diario de nuevos contagios que se ha producido en los últimos días. No obstante, ha adelantado que «si el ascenso ha sido duro, no será menos el descenso».

https://www.eldiario.es/sociedad/fallecidos-coronavirus-descender-ligeramente_0_1014898593.html

España alcanza los 5.690 fallecidos con coronavirus tras sumar 832 muertos en un día

España ha registrado este sábado 832 muertos en 24 horas, lo que supone un récord en el número de víctimas en un solo día, por encima de los 769 que hubo el viernes. Las personas fallecidas con coronavirus ascienden ya en todo el país a 5.690, según los últimos datos difundidos por el Ministerio de Sanidad. En total, las administraciones españolas han registrado 72.248 casos de personas infectadas, 8.189 casos nuevos en un día.

El número de personas recuperadas ha experimentado un crecimiento importante, como viene ocurriendo los últimos días, con 12.248 pacientes que han sido dados de alta en hospitales de todo el país desde el inicio de la epidemia, 2.928 más que en las últimas 24 horas.

Con respecto a los pacientes que se encuentran en la UCI, se suman 410 personas en relación con el viernes. En total han precisado permanecer en Cuidados Intensivos 4.575 personas, lo que representa el 11,2% de las 40.630 hospitalizaciones.

También el incremento de nuevos contagios es del 12,78%, inferior a los porcentajes de los pasados días −cuando fueron de entre el 14 y el 20%−.

Según el último balance del Ministerio de Sanidad, los casos desde el inicio de la pandemia en nuestro país se elevan a 72.248. Por comunidades autónomas, Madrid sigue siendo la que más casos registra, 21.520, seguida de Catalunya (14.263), País Vasco (5.136), Castilla y León (4.791), Castilla-La Mancha (4.512) y Andalucía (4.277).

La Comunidad de Madrid es la comunidad autónoma más afectada por la epidemia del coronavirus. La región ha sumado en las últimas 24 horas otras 345 muertes más con coronavirus, lo que eleva la cifra total de fallecidos desde que comenzó la epidemia a 2.757, el 48,45% de los óbitos de toda España. Se han confirmado en la región 21.520 contagios, 1.404 personas han sido ingresadas en la UCI y ha habido 6.326 curados (1.282 más).

La siguiente comunidad más afectada después de Madrid es Catalunya. La región suma 1.323 nuevos contagios y alcanza los 14.263 casos. Han fallecido 190 personas más en las últimas 24 horas, lo que supone 1.070 muertes en la región desde el inicio de la pandemia.

Euskadi ha registrado 14 fallecimientos con coronavirus y su balance asciende a 221 muertes. La cifra de nuevos contagios es de 535. De esta forma el Covid-19 afecta ya a un total de 5.136 personas en la comunidad, mientras que las personas curadas son 1.023 .

Asimismo, los datos de Sanidad indican que Andalucía ya cuenta con 4.277 afectados y 175 muertos; Aragón con 1.592 infectados y 58 fallecidos; Asturias, registra 1.004 contagiados y 33 muertos; Baleares, 862 afectados y 26 muertos; Canarias, 1.025 pacientes y 36 fallecidos; Cantabria ya cuenta con 937 pacientes y 22 muertos; Castilla-La Mancha tiene 4.512 pacientes y 448 fallecidos; y Castilla y León 4.791 y 321 muertos.

La velocidad de las muertes se ha ralentizado en todas las comunidades autónomas con respecto a los últimos días, atendiendo a datos facilitados por el Ministerio de Sanidad.

A lo largo de la semana, desde el Ministerio que encabeza Salvador Illa se ha ido insistiendo en que los números de los últimos días de contagios, ingresos y fallecimientos indican que España se está acercando al pico máximo de la epidemia. Habrá que esperar a que los datos inicien el descenso para tener la certeza de ello. Entonces llegará lo que Fernando Simón, responsable del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, ha calificado de «sobrecarga más importante» del sistema sanitario: el máximo de ingresos y uso de camas de UCI se dará bastantes días después de alcanzar el pico de contagios totales.

En cuanto a la situación de Europa, según el informe facilitado por el Ministerio de Sanidad, hasta el día de hoy se han notificado al menos 313.484 casos confirmados. Los países con más casos notificados son Italia, España, Alemania y Francia. El país con mayor número de fallecidos es Italia (9.134), seguido de España (5.690) y Francia (1.995).

https://www.eldiario.es/sociedad/coronavirus_0_1010350107.html

España suma más de 1.000 muertos y casi 20.000 infectados por coronavirus

El número de personas que han fallecido con coronavirus en España ha superado este viernes el millar: se han producido 1.002 defunciones frente a las 767 del último balance del jueves. En total, hay 19.980 casos contabilizados en España, lo que supone un incremento de 2.800 comparado con el dato del jueves a la misma hora. Se han recuperado 1.588 personas desde el inicio de la crisis sanitaria.

https://www.eldiario.es/sociedad/Balance-coronavirus-Espana_0_1007899276.html

Álava supera la tasa de incidencia de Wuhan y los casos de coronavirus se disparan en Bizkaia

Álava alcanza este domingo 15 de marzo 409 positivos de coronavirus, o lo que es lo mismo, 1,26 por cada 1.000 habitantes. En proporción, la provincia china que engloba a Wuhan (Hubei) marca una tasa de 1,16 incluyendo los recuperados, que son cada vez más, aunque evidentemente su población es mucho mayor y el total de casos confirmados hasta el viernes era de 67.786. Lombardía, en Italia, también marca la misma tasa de 1,16 -sumados los recuperados-.

Tres personas más -y ya son 16- han fallecido en Vitoria en las últimas horas. Puede consultar aquí los gráficos y mapas para conocer la evolución de la situación. La única noticia esperanzadora es que los datos de Álava, aunque elevados, crecen a un ritmo similar al día anterior y no de manera exponencial.

Pero no en toda Euskadi, ya que Bizkaia suma casi tantos nuevos contagiados como Álava en las últimas 24 horas (43 y 49, respectivamente, por 17 de Gipuzkoa). La comunidad autónoma acumula 630 enfermos de Covid, son 22 las muertes totales y hay 262 personas hospitalizadas, 172 de ellas en el centro vitoriano de Txagorritxu, que sufre una gran presión asistencial, 70 en Bizkaia -de 158 enfermos totales- y 20 en Gipuzkoa. No se ha informado de pacientes recuperados, que eran nueve según la última actualización del Servicio Vasco de Salud (Osakidetza). 

https://www.eldiario.es/norte/euskadi/Alava-incidencia-Wuhan-coronavirus-Bizkaia_0_1006149548.html

Castilla y León declara a Miranda de Ebro en fase de contención reforzada ante el alto número de casos

La consejera de Sanidad de Castilla y León, Verónica Casado, ha anunciado que la Junta ha declarado a Miranda de Ebro en fase de contención reforzada ante el alto número de casos. Se trata de la única zona de Castilla y León que se sitúa al nivel de Madrid, La Rioja o el País Vasco. Según ha explicado la consejera de Sanidad, de los 57 casos de la Comunidad, 33 se encuentran en Miranda de Ebro (Burgos). En la UCI hay dos pacientes hospitalizados: uno en el HUBU de Burgos y otro en Zamora, según Casado, ambos se encuentran bien.

La decisión de haber declarado a la ciudad burgalesa de 35.000 habitantes en fase de contención todavía no se traduce en medidas concretas, más allá de las que se acordaron por el Ministerio de Sanidad sobre la asistencia a eventos de más de 1.000 personas. Según Casado, las nuevas decisiones que afectarán a Miranda de Ebro se discutirán este miércoles en la reunión extraordinaria del Consejo de Gobierno que ha convocado el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco.

Sin concretar, la consejera de Sanidad se ha referido a medidas «de garantía de aislamiento» de las personas que tienen la enfermedad, así como medidas especiales para colegios y las residencias de ancianos en la ciudad. Con todo, el cierre de colegios y universidades de manera generalizado en Castilla y León como ha sucedido en Madrid queda, de momento, descartado. 

Por provincias, Casado ha recordado que no se han detectado casos ni en Ávila, ni en Palencia, ni en Soria. En Zamora hay un único caso, que se ha incorporado esta misma tarde y que se encuentra en la UCI, aunque según la consejera, está fuera de peligro. En Valladolid hay tres pacientes y en Segovia y en Salamanca, cuatro, respectivamente. En León se han contabilizado seis casos y en Burgos, 39. Casado ha anunciado, además, que en toda Castilla y León hay 75 profesionales sanitarios en aislamiento después de haber estado en contacto con los positivos. 

Plan de contingencia de 30 millones de euros 

En la rueda de prensa, la consejera de Sanidad ha anunciado que se trabaja ya en un plan de contingencia para todos los centros, tanto de atención primaria, hospitalaria y emergencias. El plan se está elaborando con todas las gerencias y una aproximación económica de 30 millones de euros «que puede ser ajustable». 

El plan, sin embargo, está pensado para cuando estemos en una situación en la que sea necesaria la compra de respiradores y otro tipo de material, y será anunciado próximamente «cuando lo tengamos bien cerrado», ha asegurado Casado. 

La consejera de Sanidad ha anunciado una serie de avances para mejorar la contención, como la incorporación de 11 nuevas ambulancias y 11 enfermeras más al Sacyl, que se utilizarán para reforzar «la toma de muestras» de las personas enfermas que están en sus domicilios. También se ha anunciado que en los hospitales de la comunidad, se va a proceder a una restricción de visitas, tanto de familiares como de voluntarios y visitadores médicos.

La Junta también va a continuar con la formación de equipos sobre el coronavirus en los distintos hospitales, aunque se hará en grupos pequeños para evitar riesgos. Por último, desde la Consejería se trabaja para que las pruebas de detección molecular se puedan hacer en todos los hospitales de Castilla y León.

https://www.eldiario.es/cyl/sociedad/Castila-Leon-Miranda-Ebro-contencion_0_1004400054.html

Sanidad decidirá en las próximas horas si se aplican «restricciones» en zonas de Madrid y Euskadi por los contagios locales

España ha superado este lunes el centenar de casos confirmados de COVID-19. Cinco de los infectados presentan una situación grave: dos en Madrid, uno en Navarra, otro en Castilla y León y uno más en Castilla-La Mancha. Tras el aumento de número de contagios de los últimos días, el Ministerio de Sanidad estudia si aumentar en las próximas horas medidas de «restricción» en «zonas muy concretas de comunidades autónomas muy concretas», que se haría en coordinación con los gobiernos autonómicos. Madrid y Euskadi serían las comunidades con mayor vigilancia por no tener controlado el origen de la transmisión de varios casos, y las «zonas concretas» serían lugares de las localidades de Torrejón de Ardoz y Vitoria.

«Tenemos alrededor de 115-120 casos, la cifra se va moviendo», ha especificado el director del Centro de Alertas y Emergencias Santiarias, Fernando Simón en su comparecencia diaria para dar cuenta de la situación de la epidemia y tras reunir a la comisión de seguimiento y con los representantes de las comunidades más afectadas. La cifra ha incrementado de forma «sustancial» desde ayer domingo. Simón ha destacado de las últimas horas el aumento en la comunidad de Cantabria, nueve más, aunque se trata de un grupo importado con un origen localizado y no de contagios autóctonos.

En la Comunidad Madrid, que encabeza la cifra de positivos con más de una veintena de casos, hay varias situaciones analizadas por el técnico. «Tenemos brotes secundarios a partir de casos bien identificados y relativamente controlados», asociados a viajes, ha explicado Simón. Y también situaciones que Sanidad denomina «de interés»: en concreto en la ciudad de Torrejón de Ardoz, donde se va a valorar si en alguna zona se va a aplicar otro tipo de medidas más drásticas.

«No tenemos claro el punto de infección», ha indicado sobre lo que ocurre en Torrejón. En el municipio hay dos «agrupamientos» de los que se desconoce ese origen de contagio: uno relacionado con sanitarios que se han infectado y otra que es un brote dentro de un grupo religioso –sin especificar– donde se han identificado varios casos y «estamos investigando. Vamos a ser prudentes», ha rematado Simón. La otra «situación de interés» se centra en Vitoria – Gasteiz (Araba) en torno a la infección de un médico del hospital de Txagorritxu.

Simón se reunirá esta tarde por videoconferencia con las comunidades implicadas para decidir si se toman medidas de «mitigación» en esas dos zonas de Madrid y Euskadi, que se harán públicas entre hoy y mañana. Serían acciones destinadas a que, aunque ya no se pueda parar la transmisión, esta se minimice en la medida de lo posible. Pero este tipo de políticas tienen «un impacto socioecónomico muy importante» y, aunque «con cuidado, porque no podemos llegar tarde», hay que valorarlas y aplicarlas «adecuadamente».

Como ejemplo, ha comentado lo que implicaría a nivel social «los cierres de escuelas, los niños se tienen que quedar con alguien» o imponer a las empresas de esos lugares el teletrabajo. En ningún caso serían «para toda España», sino en esas zonas «muy concretas» que pueden afectar a agrupamientos poblaciones «de cualquier edad o tipo». Sobre la cancelación de macroeventos o encuentros deportivos, por ahora el Ministerio no se lo plantea, aunque la situación se analiza día a día.

Escenario «de contención»

Además de esas dos zonas de Madrid y Euskadi, las otras comunidades en observación y con cuyos representantes se ha reunido Simón por videoconferencia son Andalucía, por haber sido «el primer brote no filiado, aunque parece que está identificado el origen y que no se han generado más casos»; Castilla-La Mancha, con un caso local; y Catalunya, con un caso en el que podría haber «alto riesgo de transmisión en hospitales».

Los pacientes más recientes se han registrado en Extremadura, Catalunya, Cantabria, Castilla-La Mancha, Castilla y León y la más de una decena de Madrid. Del total de más de 115, la «inmensa mayoría» están leves, y muchos pasan la dolencia en domicilio. También la mayoría son importados. Simón ha recordado que España en general continúa en fase «de contención» en un esfuerzo para no entrar en fase pura de «mitigación» que es cuando se llega a desarrollar «focos incontrolados» de transmisión y lo que se está planteando solo para las zonas con mayores infecciones locales. También supone una presión añadida y considerable sobre los sistemas sanitarios afectados y «mayor percepción de riesgo poblacional».

Como medida de prevención básica, Simón recomienda «higiene» y lavado de manos y, de nuevo, que no se usen mascarillas si no se está enfermo.

https://www.eldiario.es/sociedad/Espana-confirma-centenar-casos-coronavirus_0_1001600052.html

Ñ de Ñapa © 2018