Etiqueta: álava

Euskadi supera su récord de positivos en la pandemia con 764 en 24 horas y llega al máximo de la segunda ola en ingresos

Euskadi supera su récord de positivos en la pandemia con 764 en 24 horas y llega al máximo de la segunda ola en ingresos

Euskadi ha vuelto a superar todos los registros de nuevos positivos diarios en COVID-19. Por segunda vez en este mes de agosto se ha registrado un pico superior a los datos más altos de la primavera, aunque con el matiz de que ahora se realizan más pruebas PCR (8.753 en las últimas 24 horas). El Servicio Vasco de Salud (Osakidetza) ha comunicado este jueves otros 764 nuevos contagios, que dejan muy atrás los 724 conocidos el pasado viernes y los 723 alcanzados como pico a finales de marzo.

Hay muchas voces que alegan que no son comparables los datos de ambas olas, pero sí lo son los del pasado viernes y los de este jueves. La pasada semana se llegó a 724 casos con un 7,9% de positivos respecto al total de pruebas realizadas y, una semana después, ese indicador sigue creciendo y ahora son un 8,7% las pruebas que detectan el Sars-Cov-2. A principios de mes esa tasa de positividad -como se conoce técnicamente- rondaba el 5%. Los bajones en positivos solamente se producen cuando se baja el volumen de diagnósticos. De hecho, la incidencia media en las últimas dos semanas es ya de 559,86 positivos diarios y los datos de personas hospitalizadas también están en máximos en esta segunda oleada.

Son 248 las personas ingresadas ya en la red de Osakidetza, 31 de ellos en estado crítico en la UCI. Hasta 42 personas fueron hospitalizadas en la jornada de ayer, casi dos cada hora. A pesar del volumen que está adquiriendo esta segunda oleada en Euskadi y de que se ha constatado ya su afección en la letalidad, se siguen sin facilitar datos diarios de fallecimientos aunque llegan notificaciones de los hospitales (al menos nueve entre el lunes y el martes) y de las residencias (al menos cinco en esta semana).

Por territorios, es Bizkaia donde más casos se acumulan, con 365 de los 764. En Bilbao se han conocido 165 casos en 24 horas -uno cada 10 minutos- y el foco de Gernika sigue creciendo con 47 contagios solamente en esa localidad, ya que Osakidetza no ha ofrecido ningún balance del programa de cribado masivo iniciado en esa comarca. En el caso de Sestao, en cambio, Osakidetza ha pedido «disculpas» por haber detectado en los últimos días «una serie de falsos positibos» [sic]. Sin dar detalles sobre las cifras reales en un municipio en el que aparentemente se había disparado la incidencia, se indica que hubo un «error técnico en un lote de pruebas PCR», por lo que «resultaron contaminadas». «Posteriormente, en el proceso de calidad que los laboratorios de Osakidetza llevaron a cabo, se detectó el error. Desde el Departamento de Salud y Osakidetza pedimos disculpas a todas las personas que se hayan visto afectadas por esta situación», ha informado. Así las cosas, los 39 infectados comunicados este miércoles se quedan en 8 y en las últimas horas han aparecido 6.

La incidencia continúa creciendo en Gipuzkoa y singularmente en Donostia. En la capital también se detectaron dos nuevos focos asociados a sendas discotecas, pero tampoco aquí hay datos de cómo marchan las labores de rastreo y de los casos asociados a estos brotes. En todo caso, los 114 positivos conocidos en la ciudad -por un total de 243 en el territorio- suponen un techo en la pandemia. Son 499 los infectados en solamente siete días. Localidades cercanas como Rentería o Lasarte-Oria también tienen números de dos cifras, al igual que Tolosa u Ordizia, que ya sufrieron rebrotes al inicio del verano. En Álava, de los 131 positivos 115 se concentran en Vitoria (600 en siete días). El R0 -el indicador de referencia para saber si la pandemia está expandiéndose o contrayéndose- continúa por encima de la barrera de 1, algo que sucede desde hace casi dos meses.

https://www.eldiario.es/euskadi/euskadi-supera-record-positivos-pandemia-764-24-horas-llega-maximo-segunda-ola-ingresos_1_6185002.html

De obligación a recomendación: Euskadi ya no prohíbe las reuniones de más de 10 personas en la calle para evitar problemas jurídicos

De obligación a recomendación: Euskadi ya no prohíbe las reuniones de más de 10 personas en la calle para evitar problemas jurídicos

Las primeras horas de aplicación práctica de las medidas contempladas en la emergencia sanitaria en Euskadi para contener la expansión de la COVID-19 han vuelto a verse sumidas en una polémica sobre su viabilidad jurídica, en particular el punto sobre las agrupaciones de más de 10 personas en la vía pública. Si el martes el Gobierno aludía a una «limitación» para que los grupos en la calle fueran «como máximo de 10» y la interpretación general fue de que se avecinaba una prohibición al igual que en la hostelería o en otros espacios cerrados, el miércoles eso quedó en «recomendación» en la redacción definitiva del reglamento que entró en vigor tras su publicación en el Boletín Oficial del País Vasco (BOPV). Se puede leer aquí una guía con todas las disposiciones.

«Recomendaciones pueden hacer las que quieran. Cuantas más, mejor. Pero hasta ahí. No puede hacerse otra cosa. Una comunidad autónoma no puede limitar el ejercicio de derechos fundamentales», explica Javier Tajadura, profesor de Derecho Constitucional de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU). Recuerda que la limitación de libertades públicas como la circulación, la reunión o la manifestación exige una «reserva de ley orgánica» que sólo puede ser promulgada por las Cortes Generales. Es más, ya existen protocolos habituales como la necesidad de comunicar a la Administración cualquier concentración de más de 19 personas.

Asume Tajadura que existe una previsión en la normativa estatal sanitaria de 1986 que alude a que se podrían adoptar las «medidas necesarias» en caso de emergencia pero afirma que eso «no puede ser un cheque en blanco» y no habilita a una comunidad autónoma a regular vía orden de una consejera, en este caso la de Salud, Nekane Murga, restricciones en derechos constitucionales. «Fuera del estado de alarma no cabe», insiste Tajadura, que alude que la propia ley autonómica que regula la emergencia sanitaria es «claramente inconstitucional» en el punto que prevé confinamientos. «No es inconstitucional porque nadie la recurrió en su día pero lo es en la práctica. Ninguna comunidad autónoma tiene competencias por encima del estado de alarma o incluso del estado de excepción, que tienen unas garantías de tiempo (15 días) y de control parlamentario. Haciendo política ficción, podría darse el caso de que el lehendakari esté años con esta emergencia en vigor», explica el jurista, que cita las polémicas judiciales que han ido floreciendo en otras comunidades autónomas.

«Hemos llegado hasta el máximo que podíamos hacer. Es un tema jurídico. Lo que puede pasar es que si te lo recurre alguien te lo echan abajo. Queremos que se pueda mantener ante una más que posible judicialización. Si no, lo que habría que ir es al estado de alarma», explican fuentes del Gobierno vasco. Con el estado de alarma, el lehendakari, Iñigo Urkullu, perdería el control de la situación, por mucho que su regulación contemple que puede ejercer como autoridad delegada del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en su calidad de máximo representante ordinario del Estado en la comunidad autónoma, como ocurrió en los días finales del marco excepcional iniciado en marzo y terminado el 18 de junio con la reapertura de la circulación entre Euskadi y Cantabria.

El Gobierno de Urkullu tiene muy presente el fallo judicial de la pasada semana por el cual una apelación de los hosteleros de Bizkaia y Gipuzkoa tumbó un paquete de medidas restrictivas para bares y restaurantes adoptadas a finales de julio. De hecho, una de las motivaciones para pasar a la emergencia sanitaria fue precisamente tener más seguridad jurídica en las decisiones que se pudieran ir adoptando.

Además, hay otro elemento llamativo en la regulación definitiva de las medidas contra el coronavirus adoptadas por el Gobierno vasco. Se trata del punto relativo al aforo máximo de la hostelería, que se restringe a 60 personas a la vez. Era una previsión contemplada en el primer borrador que se facilitó a los medios de comunicación pero que se eliminó en el texto que se presentó en la rueda de prensa, un punto en el que incidieron los responsables de comunicación del Gobierno vasco. Sin embargo, sin mediar explicación, la limitación de aforo a 60 usuarios ha reaparecido en la norma que ha entrado en vigor.

Se da la circunstancia de que este punto de las reuniones ya fue polémico en la fase I de la desescalada en Euskadi. La Ertzaintza interpretó que los grupos de hasta 10 personas solamente podrían juntarse en las terrazas pero no en la calle o en domicilios. Cuerpos como la Policía de Vitoria, en la línea de lo que ocurría en el resto de España, contradijeron esas directrices e interpretaron que sí estaban permitidas siempre que hubiera distancias y las medidas de salud entonces vigentes. Finalmente, imperó el criterio del Gobierno vasco en aquel momento.

https://www.eldiario.es/euskadi/obligacion-recomendacion-euskadi-no-prohibe-reuniones-10-personas-calle-evitar-problemas-juridicos_1_6173003.html

¿Tres, nueve u once? Euskadi ofrece en un mismo informe hasta tres datos de muertos con COVID-19 en la última semana

¿Tres, nueve u once? Euskadi ofrece en un mismo informe hasta tres datos de muertos con COVID-19 en la última semana

La confusión estadística sigue siendo una de las características de la pandemia también en la segunda ola. La lectura de un mismo informe arroja hasta tres datos diferentes de fallecimientos en Euskadi como consecuencia de la pandemia durante la semana del 10 al 16 de agosto. El Servicio Vasco de Salud (Osakidetza) se decanta en su nota de prensa por destacar que «se puede concluir que ha habido tres fallecimientos con COVID-19 como causa directa». Sin embargo, en la casilla de muertes totales se habla de 1.647 personas, que son once más que las 1.636 de esa misma casilla en la semana anterior. Este dato coincide con lo adelantado por este periódico respecto a la estadística de ‘exitus letalis’ diaria de los hospitales vascos. Pero todavía hay una opción más. En la página 31 se recoge en un cuadro los fallecimientos por días desde mayo hasta la actualidad. Sumados los casos del 10 al 16 serían nueve las defunciones, una cada día salvo el martes 11 de agosto, que aparentemente se produjeron tres. Finalmente, el Ministerio de Sanidad ha comunicado este martes que el dato referido a Euskadi es de 1.566 defunciones.

Hace semanas que Osakidetza eliminó de sus informes diarios el dato de muertes. Lo hizo, según se explicó, para aclarar confusiones y depurar los datos. En reiteradas ocasiones, la consejera de Salud, Nekane Murga, ha indicado que no es lo mismo fallecer «con» coronavirus que «por» coronavirus. Ahora los datos solamente se dan un día, los miércoles, y referidos a la semana anterior.

Tampoco es clara la cifra de casos activos de COVID-19 en Euskadi. Este fin de semana, la consejera apuntó a unas 4.000 personas positivas. Hasta el domingo, los casos totales conocidos eran 30.053 (17.404, en Bizkaia, 6.713 en Álava, 5.254 en Gipuzkoa y 682 de fuera pero diagnosticados aquí). De ellos, 7.861 han sido detectados tarde con pruebas serológicas. Descontados a los infectados totales los 1.647 fallecidos y los 19.723 dados de alta o «negativizados», el resultado es de 8.683 personas.

Por otra parte, la Diputación de Álava ha informado de que se han detectado más casos en la residencia Purísima Concepción de Murgia. Son siete nuevos positivos entre los mayores que se suman a los 11 internos ya contagiados -aunque asintomáticos- y a una trabajadora. Hasta el momento, es el único foco activo en el territorio, aunque hay más residencias afectadas por la segunda ola en Bizkaia y en Gipuzkoa, donde ya ha fallecido una nonagenaria que estaba completando su vida en le centro Hermano Garate de Donostia.

https://www.eldiario.es/euskadi/tres-nueve-u-once-euskadi-ofrece-informe-tres-datos-muertos-covid-19-ultima-semana_1_6172200.html

Euskadi restringe la actividad hostelera, deja al 60% las piscinas, cierra lonjas juveniles y limita a 10 personas los grupos en la calle

Euskadi restringe la actividad hostelera, deja al 60% las piscinas, cierra lonjas juveniles y limita a 10 personas los grupos en la calle

La consejera de Desarrollo Económico del Gobierno vasco, Arantxa Tapia -no la de Salud, Nekane Murga-, ha presentado este martes las primeras medidas de la emergencia sanitaria de Euskadi, un marco excepcional iniciado el lunes por el incremento de contagios de COVID-19 detectado la pasada semana pero que ha coincidido con un descenso en los dos primeros días de esta semana. El plan, que afecta a toda la comunidad autónoma, incluye restricciones importantes en la hostelería -como el cierre total al ocio nocturno-, deja al 60% el aforo de las piscinas en plena temporada estival, se decreta el cierre de las lonjas juveniles y se establece un tope de 10 personas para los grupos, sea en bares o restaurantes o sea en la vía pública.

La consejera Tapia ha precisado que la emergencia sanitaria permite adoptar más medidas y más duras en un ámbito más concreto en el que pueda aparecer un brote, sea un barrio, un municipio o una comarca. No se ha concretado cómo podrían ser esas medidas más «quirúrgicas», aunque la normativa que ha entrado en vigor habilita al «mando único», al lehendakari, incluso a ordena un confinamiento. Estas decisiones se han adoptado tras la primera reunión del LABI, el organismo que hace las veces de mesa de crisis en la emergencia sanitaria. Participan de él la Administración autonómica pero también la foral y la municipal, así como el delegado del Gobierno de España en Euskadi, Denis Itxaso.

Tapia ha confiado en que las medidas entren en vigor «lo antes posible», aunque no ha podido concretar si será el miércoles o el jueves. «Necesitamos un poco de tiempo para llevarlo a una orden», ha asegurado la que en su día fue comisionada para gestionar la desescalada y que ahora de nuevo ha asumido la portavocía del Gobierno en esta fase. Ha explicado también que su vigencia es indefinida y que no habrá cambios hasta que la evolución sea «diferente», ya sea para mejor o para peor. En principio, el LABI se reunirá cada semana para ir analizando los datos. La consejera Murga ha añadido que se considera como cambio de tendencia un descenso del 10% de la media semanal de positivos y ha rebajado a «diente de sierra» que en las últimas 48 horas hayan aparecido menos casos que el fin de semana. La normativa incorporará un «régimen sancionador» y tanto la Ertzaintza como los cuerpos locales realizarán el seguimiento para garantizar su cumplimiento.

Según el borrador de la orden que entrará en vigor en los próximos días, en los bares y restaurantes vascos no se admitirán grupos de más de 10 personas y únicamente se podrá consumir sentado. Se había barajado la posibilidad de restringir a 60 personas el aforo máximo en hostelería, pero ese punto ha sido eliminado de las sucesivas versiones. En este punto, se estará a lo que marque el aforo de cada local. Asimismo, tiene que haber 1,5 metros de distancia no solamente entre las mesas, sino entre los propios grupos. En la barra únicamente se podrá estar sentados y con distanciamiento. El horario de cierre, siguiendo las pautas del Ministerio de Sanidad, será a la una de la madrugada, pero no se podrá ni entrar a los locales ni pedir nada a partir de medianoche. La limitación es idéntica para zonas comunes de hoteles y ‘buffets’. Se confirma el «cierre total» de discotecas y pubs. Los ‘txokos’ tienen un régimen similar al de la hostelería, pero las lonjas juveniles y similares tienen una «prohibición total» de abrir.

El transporte público se cortará a partir de la misma hora en que acabe la hostelería, a la una de la madrugada. La excepción será el servicio de taxis para posibles urgencias. En este ámbito se recuerda también que se prohíbe la ingesta de alimentos en trayectos de menos de dos horas para garantizar el uso continuado de mascarillas. Se puede beber agua, pero la mascarilla ha de ser colocada «inmediatamente después».

En la vía pública, los grupos tampoco podrán ser de más de 10 personas. Ésa es la norma general también para actividades turísticas o de ocio, también en la naturaleza. Se recuerda que el botellón está prohibido y el aforo de las piscinas queda reducido al 60% y con una estancia de no más de tres horas. En los entierros y velatorios sí se permite hasta 30 personas como excepción, y el resto de celebraciones quedan reguladas por las normas generales para el culto. En cuanto a las residencias, que son competencia de las diputaciones, se fijan unas pautas generales para todo Euskadi: PCR obligatoria a los nuevos residentes y empleados con 72 horas de antelación, un solo visitante y como máximo durante una hora diaria y salidas limitadas para los mayores. Habrá excepciones para acompañamiento de los que estén «en el proceso final de la vida».

https://www.eldiario.es/euskadi/euskadi-restringe-actividad-hostelera-deja-60-piscinas-cierra-lonjas-limita-10-personas-grupos-calle_1_6169551.html

Ñ de Ñapa © 2018