El Gobierno pide limitar los encuentros sociales para paliar los rebrotes avivados por la falsa seguridad y la relajación

El Gobierno pide limitar los encuentros sociales para paliar los rebrotes avivados por la falsa seguridad y la relajación

Una cena en casa con amigos con los que recuperar el tiempo, un cumpleaños familiar en el que se juntan primas, tíos y abuelos. Son escenas ahora cotidianas que, tras meses de encierro, se repiten en la llamada ‘nueva normalidad’, y más en pleno verano. Pero muchas van acompañadas de abrazos, besos, poca distancia interpersonal, platos comunes o el destierro de las mascarillas. La confianza invita a bajar la guardia y merma la sensación de amenaza frente al coronavirus. Sin embargo, la realidad es que el riesgo sigue estando ahí. Los rebrotes en estos encuentros cercanos son uno de los tipos más frecuentes en un momento en el que la escalada de contagios ha obligado a España a tomar medidas coordinadas para intentar contener la curva.

Entre ellas, están la prohibición de fumar en espacios públicos sin distancia o el cierre de discotecas, pero, además, hay varias recomendaciones, ha explicado el ministro de Sanidad, Salvador Illa: la de limitar las reuniones a la unidad de convivencia y limitarlas a no más de diez personas; además ha recordado ‘las tres M’: mascarilla, metros (distancia) y manos (higiene). Los asociados a encuentros familiares y entre amigos son, junto a los brotes de ocio nocturno y en explotaciones agrarias, otros de los que destaca el ministerio. Según sus últimos datos, el ámbito social es el primer foco y llega a concentrar un 35% de los más de 800 brotes activos. De ellos, los denominados como ‘reuniones familiares y fiestas particulares’ llegan a aglutinar un 18,5% del total. Le siguen los que se han producido en locales de ocio (el 7%), que son menos en número absoluto, pero generan más positivos en proporción.

Los producidos entre familiares o grupos de amigos suelen ser más pequeños, normalmente de menos de diez personas –el 75% del total lo son–, pero las instituciones están alertando de su prevalencia: en la última semana la Conselleria de Sanitat de la Generalitat Valenciana ha cifrado en este origen el 48% de los nuevos registrados en la comunidad y en Andalucía suponen más de la mitad (el 56%). Los ejemplos recientes son numerosos: desde una barbacoa con amigos en Santander con cinco positivos a un cumpleaños en Alcalá de Henares o una comunión en Valladolid. Además, están los que se originan en un ámbito, pero se trasladan a otro, como el ocurrido hace unos días en una cena de amigos en Vimianzo (A Coruña) que se ha extendido a una empresa por haber acudido uno de los empleados. Sanidad les llama ‘brotes mixtos’ y, de acuerdo con los últimos datos, suponen otro 18% del total.

Con todo, los familiares y de amigos «son más controlables» y el rastreo de contactos, pieza clave para cortar las cadenas de transmisión, es más fácil, explica el expresidente y portavoz de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS), Joan Ramón Villalbí. Pero eso no quiere decir que no sean peligrosos, y de hecho, «juegan un papel no despreciable» en el mantenimiento de la transmisión del coronavirus: de los 9.200 casos asociados a los brotes activos, 1.100 se enmarcan en reuniones familiares y fiestas particulares. El experto cree que «no es fácil renunciar» a estos encuentros, pero «sí hay que procurar» hacerlo de la mejor forma. Por ejemplo, ahora en verano, dice, aprovechar para reunirnos al aire libre, limitar el número de invitados o tener muy en cuenta a las personas mayores, vulnerables y de riesgo.

Voces expertas alertan de que la cercanía propicia la relajación de las medidas, pero «no hay una lógica epidemiológica real en esa actitud», explica Daniel López-Acuña, exdirector de Acción Sanitaria en Situaciones de Crisis de la OMS y profesor de la Escuela Andaluza de Salud Pública. El especialista explica que solemos pensar inconscientemente en que «como se trata de familiares o amigos no hay riesgo, pero eso no lo sabemos y, al contrario, la evidencia que estamos teniendo es que hay varios brotes asociados a estos espacios». El hecho de que no haya ningún integrante del grupo que sea sintomático en ese momento no quiere decir que no pueda haber contagiados, advierten los expertos, porque pueden ser asintomáticos, que no hayan desarrollado síntomas aún o que estos sean muy leves.

La misma idea traslada Elena Martínez, vicepresidenta de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE), que insiste en que las medidas de protección deben mantenerse en estos ámbitos en la medida de las posibilidades, algo en lo que es clave «no parar con la concienciación» desde las instituciones. En su opinión, el problema es que «al final uno se acaba acostumbrando a cierto nivel de riesgo», a pesar incluso de la dureza de los meses previos, con miles de hospitalizados y fallecidos. «Muchas veces, y más si en tu alrededor no ha habido contagios, tienes la sensación de que la COVID-19 está ahí, pero empieza a crecer una sensación de que no pasa nada» tras la apertura a la vida social y económica, dice la epidemióloga.

A esa baja percepción del riesgo es también a lo que señala el psicólogo Jesús Linares y que, en muchos casos, se da con más facilidad entre la gente joven. Y apunta, además, a dos elementos: por un lado, la consideración de que «lo que estoy haciendo no va a afectar al resto de la sociedad, de alguna manera tendemos a extender la responsabilidad al colectivo, pero no a nivel individual», y por otro, la generalización «de la percepción selectiva». Es decir, la sensación de que estamos cumpliendo más o menos con las normas y cualquier información que contradiga eso, va a ser desechada.

Por eso, varios organismos han comenzado a iniciar campañas de recomendaciones para actuar en estos espacios. Es el caso de la Generalitat Valenciana, que con la idea «¡Qué ganas de reunirnos! Hagámoslo con precaución» ofrece varios consejos. Porque lo cierto es que renunciar al contacto social es un peaje que no es fácil pagar como sociedad, ni es saludable, explica Linares. «Después de todo lo que hemos vivido necesitamos relacionarnos y necesitamos el contacto humano. Es algo muy natural y a lo que en nuestra sociedad tendemos mucho, por lo que acostumbrarnos es complejo». Todos los especialistas coinciden en que no es sencillo y que bajar la guardia es una reacción más o menos natural, pero «hay que tener puesto el chip en esto», ilustra López-Acuña. El mensaje fundamental que hay que trasladar es que «no por ser ‘nosotros’ estamos exentos y libres del virus», dice en referencia a la cercanía familiar y de amigos.

La receta, al menos sobre el papel, está clara. Coinciden las indicaciones de la Generalitat valenciana y también las de la Organización Colegial de Enfermería, que a finales de julio inició una campaña con indicaciones sobre cómo comportarse y preparar las reuniones de la ‘nueva normalidad’ para minimizar el riesgo: entre ellas, elegir siempre que se pueda el aire libre, donde la posibilidad de transmisión es menor que en espacios cerrados, intentar mantener la distancia mínima de 1,5 metros entre no convivientes, saludar sin abrazos ni besos, lavarse las manos con frecuencia, reforzar la ventilación si es un lugar cerrado, o colocarse la mascarilla cuando no se está comiendo o bebiendo. En la mesa, también hay pautas. Lo ideal es que solo una persona la ponga, que no se compartan platos y que los vasos estén bien identificados para no mezclarlos.

Según explica Guadalupe Fontán, enfermera del Instituto de Investigación del Consejo General de Enfermería, es «muy común» que «nos pasemos objetos entre comensales, como la jarra de agua, la sal o el aceite», algo que hay que evitar. O también que cada persona pique ensalada o entrantes, por ejemplo, con su propio tenedor. En estos casos, la recomendación es utilizar unos cubiertos de servir en platos individuales. «Sabemos que es difícil, pero estos brotes están jugando un papel importante. Debemos poder estar con familiares y amigos y verles, pero hay que tener en cuenta las medidas», prosigue Fontán. Para favorecerlo, Linares desliza una última recomendación: «Quizás es buena cosa tenerlo hablado previamente y preparar la reunión porque creo que si dejamos que las cosas vayan surgiendo, hay menos posibilidad de que se cumplan las normas».

https://www.eldiario.es/sociedad/gobierno-pide-limitar-encuentros-sociales-paliar-rebrotes-avivados-falsa-seguridad-relajacion_1_6161767.html

Urkullu declara de nuevo la «emergencia sanitaria» en Euskadi por el repunte de casos de COVID-19

El lehendakari, Iñigo Urkullu –todavía en funciones hasta el 3 de septiembre-, va a declarar nuevamente la situación de «emergencia sanitaria» en Euskadi debido al incremento exponencial de positivos por COVID-19 en las últimas jornadas (más de 1.000 en 48 horas) y al repunte también, aunque de menor calado, de hospitalizaciones, casos graves y fallecidos. Según fuentes del Gobierno vasco, la medida entrará en vigor desde este lunes, 17 de agosto, y el martes se celebrará ya una primera reunión de la mesa de crisis, en la que Urkullu ejerce de «mando único».

El Ejecutivo de PNV y PSE-EE está «trabajando» para que el Boletín Oficial del País Vasco (BOPV) publique la «triple normativa» para regresar a la situación que Euskadi vivió entre marzo y mayo: la declaración formal de la alerta, la activación del denominado LABI (plan de protección civil de Euskadi, en el que está representado también el delegado del Gobierno de España, Denis Itxaso) y la asunción del lehendakari del mando único. El Gobierno ha convocado una rueda de prensa para mañana a las 12.30 horas en Bilbao en el que las consejeras de Salud, Nekane Murga, y de Desarrollo Económico, Arantxa Tapia -fue la comisionada para gestionar la desescalada y es una de las manos derechas de Urkullu- ofrecerán «todos los detalles» y valorarán la situación sanitaria.

Esta normativa ya se aplicó en Euskadi el 13 de marzo, horas antes de que entrara en vigor en toda España el estado de alarma, con el que se solapó en la práctica. Permite adoptar medidas extraordinarias que pueden llegar incluso a confinamientos, aunque desde el gabinete de Urkullu solamente se alude a que se trabaja en la aplicación «a la mayor brevedad posible» y «de acuerdo con el resto de comunidades autónomas» de las medidas anunciadas este viernes por el ministro de Sanidad, Salvador Illa, relativas a la reducción del ocio nocturno y a mayores restricciones para fumadores. Eso sí, deja caer que sobre la mesa hay «otras complementarias» que están «estudiadas» y que se activarían «si así fuere necesario». Este marco otorga más capacidades al Ejecutivo y evitaría varapalos como el del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco en relación con los horarios de discotecas y salas de baile. La primera emergencia sanitaria estuvo vigente hasta mediados de mayo, ya que Urkullu la levantó para poder convocar elecciones autonómicas el 12 de julio. El estado de alarma continuó vigente hasta el 18 de junio en Euskadi, que como Galicia y Cantabria adelantaron su final.

La incidencia media del coronavirus se ha disparado en Euskadi, singularmente en Bizkaia aunque también en Vitoria en los últimos días. Con 322 casos por cada 100.000 habitantes en 14 días -hace un mes eran aproximadamente 15-, es una de las zonas de Europa con mayor afección de los rebrotes. La consejera Murga habla ya a las claras de una «segunda ola». Es cierto que se realizan miles de PCR diarias y que parte de los positivos son asintomáticos o personas que ya estaban aisladas por ser contactos, pero las autoridades sanitarias asumen que ha regresado la transmisión comunitaria, que está empezando a haber focos en residencias de mayores y que cada día hay más ingresos hospitalarios y en UCI. El R0 -que mide los positivos derivados de cada caso- lleva por encima de 1 desde hace semanas. Se pueden consultar los datos sobre todos los focos, la evolución de casos y la situación centro a centro de las residencias en el especial interactivo de elDiario.es/Euskadi.

«Nos ha cegado la idea de que era posible una nueva normalidad después de un duro confinamiento. Debemos vivir socialmente diferente. No debe haber normalidad en la relación física entre las personas. Hay que mantener despierta esa conciencia y, en la medida de lo posible, extenderla, porque cada persona es parte de la solución. Con nuestra actitud, manteniendo la distancia, extremando la higiene de manos y usando la mascarilla, cuya utilización es cierto que se ha generalizado, pero que debemos seguir extendiéndola aún más», sostiene Murga sobre la situación en Euskadi. Como dato: desde que empezó agosto, se han detectado más de una docena de focos vinculados a la hostelería.

https://www.eldiario.es/euskadi/urkullu-declara-nuevo-emergencia-sanitaria-euskadi-repunte-casos-covid-19_1_6164852.html

Suciedad, falta de intimidad, medicación caducada y problemas de higiene: la sanción a la residencia Vitalia Leganés poco antes de la pandemia

Suciedad, falta de intimidad, medicación caducada y problemas de higiene: la sanción a la residencia Vitalia Leganés poco antes de la pandemia

La gestión de la residencia Vitalia de Leganés no ha sido solo seguida de cerca por la Comunidad de Madrid durante los meses más duros de la pandemia, en los que llegó a intervenirla. En los últimos años, los inspectores de la Consejería de Políticas Sociales han acudido en varias ocasiones a sus instalaciones. A finales del pasado mes de septiembre, estas actuaciones se saldaron con un expediente sancionador en el que imputaron a la empresa gestora cinco infracciones graves tras detectar falta de aseo entre los residentes, suciedad en las instalaciones, escasa intimidad de los usuarios cuando se encontraban medio desnudos en el baño y medicación caducada. 

El Comité de Familias de este centro de mayores lleva años constituido para reivindicar que se mejoren las condiciones de los usuarios. Durante la pandemia, el elevado número de fallecidos (12 casos confirmados con COVID-19 y 48 con síntomas compatibles) y las quejas del citado colectivo alertando de «falta de transparencia» provocaron que el centro acaparase una gran atención mediática. Algunos familiares, agrupados en la Marea de Residencias, también les han denunciado por la gestión desarrollada durante la pandemia

Más allá de estas acusaciones, la Consejería de Políticas Sociales lleva años inspeccionando el centro —que cuenta con plazas concertadas— y seis meses antes de que llegase el virus determinó que Vitalia Leganés, gestionada por Residencias y Servicios Asistidos SL, incurrió en cinco infracciones graves contenidas en la ley autonómica 11/2002 de ordenación de la actividad de los centros y servicios de acción social. El secretario general técnico del departamento de Alberto Reyero realizó el 30 de septiembre de 2019 una descripción en detalle de los hechos detectados en las inspecciones realizadas el 27 de marzo de 2018, 25 de mayo de 2017 y 11 de septiembre de 2017.

Entre los hechos denunciados en la resolución final, a la que ha accedido elDiario.es a través de una petición de información al portal de transparencia de la Comunidad, el funcionario de la Consejería alertó de que algunos usuarios no gozaban de privacidad cuando estaban en el aseo o mientras se les cambiaba el pañal. «Puede verse desde el exterior cómo los residentes están de pie, apoyados en el lavabo, con los pantalones y ropa interior bajados», recoge el acta emitida el 11 de septiembre de 2017. La inspectora anotó que se encontró con esa imagen «hasta en tres ocasiones» porque los trabajadores dejaban abiertas las puertas del baño. Meses antes, en mayo, otro compañero describía el mismo hecho. 

Las actas levantadas también recogen episodios de suciedad. Por ejemplo, el 25 de mayo de 2017 detectaron que un usuario tenía «la boca muy sucia a las 11h, cuando según el registro de higiene de auxiliares, el aseo debía de hacerse después de cada comida». La situación se repitió en septiembre del mismo año, en este caso con una anciana «encamada en la zona UGA [Unidades Geriátricas de Agudos]», a pesar de que «en sus registros se indicaba que ya se había realizado el lavado de todos los turnos». No quedan ahí los casos descritos por falta de higiene, relatan que se encontraron a un tercer usuario «sentado en el comedor antes de la merienda» con «la camiseta llena de pelos y pieles muertas o caspa de la cabeza, del corte de pelo que se le había realizado en el día». 

La tercera infracción grave fue impuesta al detectar suciedad en las instalaciones, llegando a observar «restos de heces en el portarrollos» de uno de los baños de las habitaciones «y falta de limpieza en el interior de los armarios del lavabo». Además, detectaron «falta de higiene» en otro de los aseos, que se estaba utilizando «para los cambios de pañal» de algunos residentes, con el «el suelo carente de limpieza y la pared sin azulejos en casi todo el frente, quedando a la vista los restos de cemento», describe el documento al que ha accedido elDiario.es. 

En la resolución sancionadora, no solo pusieron el foco en las instalaciones, también en el material diario que utilizan los usuarios. En las inspecciones realizadas en 2017 detectaron sillas de ruedas con «restos de comida y suciedad varia», «un cinturón de cama con varias manchas de gran tamaño color oscuro que parecían corresponder a sangre o heces» y «manchas oscuras en el babero y en la sábana» de una residente que se encontraba encamada.

Los inspectores también detectaron en varias ocasiones problemas con la medicación, un hecho que acarreó la cuarta falta grave impuesta a Vitalia Leganés. En septiembre de 2017 encontraron tres «lápices de insulina caducados en la bandeja ya preparada para su administración», la fecha de vigencia de dos de ellos terminaba en julio y la del tercero en agosto. Este error se vuelve a detectar en el siguiente examen, realizado en marzo de 2018, al encontrar «en una de las neveras de enfermería» tres cajas de insulina guardadas con «fecha de caducidad 01/2018». A esos hechos, se añade la última falta grave, impuesta porque hicieron unas obras que alteraban el uso autorizado de los espacios, sin que se hubiese «realizado la oportuna comunicación de modificación» a la Consejería del ramo. 

A pesar de que la imposición de cinco infracciones graves acarreaba una multa de 30.005 euros, finalmente la empresa abonó 18.003 euros, como publicó Infolibre. Consiguió un descuento del 40% al «asumir la responsabilidad» de los hechos descritos, renunciar a presentar un recurso por «en vía administrativa» y pagar el 60% de la penalización de forma voluntaria el 2 de agosto de 2019 antes de que el dictamen fuese definitivo. elDiario.es ha tratado de consultar al centro de mayores si han llevado este asunto a los tribunales o si aceptan la resolución, sin haber recibido respuesta por el momento. 

Aún así, antes de aceptar las infracciones, presentaron unas alegaciones en mayo de 2019 pidiendo el sobreseimiento del expediente sancionador. Como la Comunidad no lo aprobó y terminaron aceptando su responsabilidad para evitar el pago de la sanción completa. En el escrito de réplica presentado por la empresa Residencias y Servicios Asistidos tratan de desmontar una a una las acusaciones de la Consejería de Políticas Sociales. Por ejemplo, sobre la falta de privacidad, destacaron que «algunos de los residentes más dependientes gritan si se les cierra la puerta» y alegaron que en otra inspección realizada en 2018 se destacó que esta situación era un «hecho subsanado». Sin embargo, la Comunidad insistió en que en las actas de inspección previas «se desprende que dejar la puerta del baño abierta era la práctica habitual en el aseo íntimo de los usuarios más dependientes», según figura en la propuesta de resolución fechada en julio de 2019. La instructora recordó que estos hechos se enmarcan en el artículo 28b de la ley 11/2002, que recoge como «infracción grave el ‘descuidar el deber de asistencia (…) de los usuarios».

El artículo 28d de la misma normativa también sanciona el incumplimiento de la atención «farmacéutica, así como de las medidas de vigilancia o cuidado especial que precise el usuario». La redactora de la propuesta sancionadora consideró que los errores de medicación se enmarcan en este artículo, a pesar de que la empresa aseguró que las insulinas caducadas son una «circunstancia excepcional», «del que se dio parte inmediatamente a la responsable de enfermería, no encontrándose nunca más esta situación en insulinas en uso».

El resto de sanciones imputadas se corresponden a los epígrafes 28c, 28k y 28j. Este último determina que es una infracción «no tener el establecimiento y el equipamiento en las debidas condiciones de mantenimiento, higiene, confort o salubridad», en él se enmarca la suciedad detectadas en las instalaciones. Ante estos hechos, Vitalia aseguró que en otras inspecciones quedó acreditado que «han sido ocasionales o debido a circunstancias concretas excepcionales y han sido completamente subsanados».

La normativa autonómica también sanciona que haya residentes que no se encuentren correctamente aseados, la infracción se recoge en el epígrafe 28c. Sobre las acusaciones planteadas, la empresa se limitó a asegurar que «se detectaron 3 incidencias en 2017 en relación a 3 usuarios concretos». Una argumentación criticada por la instructora, que alegó que la compañía privada no tuvo en cuenta «la relevancia» que estos hechos «tienen para cada una de las personas que se encontraban en la situación descrita».

Finalmente la Consejería aplica el artículo 28k para castigar que se realizasen obras sin comunicarlo a la administración. «nos habíamos planteado hacer una única comunicación oficial al servicio de inspección de la CAM con el único objeto de no generar tantas visitas de inspección», replicó la empresa. Ante la negativa del Gobierno regional de rebajar la sanción, la empresa terminó asumiendo su responsabilidad para abonar una multa reducida.

https://www.eldiario.es/madrid/suciedad-falta-intimidad-medicacion-caducada-problemas-higiene-sancion-residencia-vitalia-leganes-pandemia_1_6162759.html

Alemania declara España zona de riesgo por el coronavirus, incluidas las Baleares

Alemania declara España zona de riesgo por el coronavirus, incluidas las Baleares

El Gobierno federal alemán ha declarado España zona de riesgo por el aumento de casos de coronarvius, según relatan medios alemanes. Ante el incremento de contagios, en esta ocasión, Alemania ha incluido las Islas Baleares en este aviso de viaje. El Gobierno advierte de que no se hagan trayectos si no hay una necesidad al tiempo que exige un test de coronavirus a los viajeros que lleguen a Alemania desde alguno de estos puntos. Por el momento, las Islas Canarias han quedado fuera de la declaración, según los mismos medios.

Alemania ha ido incluyendo comunidades autónomas españolas entre las zonas de riesgo por la expansión de la COVID-19 a medida que iban creciendo los rebrotes. En un principio emitió una advertencia de este calado para Aragón, Catalunya y Navarra cuando los casos positivos empezaron a crecer en Lleida, Huesca y la Comunidad foral a finales de julio.

Más adelante, el Ministerio de Exteriores germano amplió la medida al País Vasco y hace solo dos días fue la Comunidad de Madrid la que entraba en las áreas de riesgo. Ahora, toda la España peninsular queda afectada y se le ha añadido el archipiélago balear, uno de los destinos cruciales para las vacaciones estivales de miles de alemanes.

La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Alemania, Maria Adebahr, ya había avanzado este viernes antes de conocerse la decisión que el Ejecutivo de Angela Merkel estaba estudiando emitir una recomendación de no viajar a Baleares debido al aumento de casos, informa Europa Press.

Con este m

https://www.eldiario.es/sociedad/alemania-declara-espana-zona-riesgo-coronavirus-incluidas-baleares_1_6164545.html

Actualizado: 14 agosto, 2020 — 10:00 pm

Diez personas por mesa en los bares y una visita al día en las residencias: guía de las nuevas medidas acordadas entre Sanidad y las comunidades

Diez personas por mesa en los bares y una visita al día en las residencias: guía de las nuevas medidas acordadas entre Sanidad y las comunidades

El Gobierno y las comunidades autónomas han cerrado este viernes por unanimidad la aplicación de once medidas para hacer frente al incremento de casos de coronavirus en España. En la reunión extraordinaria del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud se ha dado el visto bueno a actuaciones coordinadas «en beneficio de todas las comunidades», que incluyen la prohibición de fumar si no se puede garantizar la distancia social y la recomendación de limitar los encuentros sociales a «grupos de convivencia estables», entre otras.

Estas son las medidas obligatorias, las recomendaciones y el recordatorio realizado a las comunidades:

Medidas obligatorias:

Recomendaciones:

Recordatorio a las comunidades:

https://www.eldiario.es/sociedad/diez-personas-mesa-bares-visita-dia-residencias-guia-nuevas-medidas-acordadas-sanidad-comunidades_1_6164093.html

Actualizado: 14 agosto, 2020 — 6:00 pm

Sanidad anuncia la prohibición de fumar en la calle y el cierre de las discotecas en toda España ante el incremento de casos de COVID-19

Sanidad anuncia la prohibición de fumar en la calle y el cierre de las discotecas en toda España ante el incremento de casos de COVID-19

Los rebrotes de la COVID-19 han obligado a una reunión urgente del Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas. Del encuentro han salido 11 medidas de contención para aplicarse en todo el territorio «adoptadas por unanimidad» ha dicho el ministro de Sanidad, Salvador Illa, entre ellas: la prohibición de fumar en la calle si no hay posibilidad de mantener distancia de seguridad entre personas y el cierre de los locales de ocio nocturno. Illa ha subrayado que es importante para controlar el virus «no reunirnos con grupos de más de diez personas» y «mantenerse con grupos de convivencia estable» para ayudar a contener el virus.

El jueves, Sanidad informó de que las comunidades habían registrado más de 2.900 nuevos casos de COVID-19 en 24 horas y otros 7.000 contagios asignados a otras fechas anteriores. Varios gobiernos regionales estaban anunciando y adoptando medidas extra para lidiar con la multiplicación de rebrotes. Este viernes, el Consejo Interterritorial de Sanidad ha pactado que no se fume en espacios abiertos públicos a no ser que se mantenga una distancia de dos metros «y lo mejor es que en la vía pública no se fume», ha recalcaldo el ministro. También se ha acordado que las discotecas no abran. «No puede ser», ha explicado Illa. Los brotes en estos locales «aunque no son los más numerosos, sí tienen asociados muchos casos y, por su naturaleza, se hace más difícil identificar los contactos», ha abundado.

La preocupación del ascenso de la curva ha hecho que Galicia ordenase el pasado miércoles no fumar en espacios abiertos si no se pueden separar las personas. La medida entró en funcionamiento este jueves. Tras la Xunta, se añadió el Gobierno canario. Otras autonomías como Madrid, Comunitat Valenciana, Andalucía, Castilla-La Mancha o Castilla y León se pusieron este jueves a preparar acciones similares.

Respecto al ocio nocturno, las imágenes de fiestas y discotecas con un número elevado de personas, sin mascarilla y cerca unas de otras han evidenciado la dificultad de controlar esta actividad desde el punto de vista de salud pública. A pesar de las protestas de los empresarios del sector, a medida que iba subiendo la curva de COVID-19, las autoridades regionales han ido acortando su horario de apertura. En el último informe del Ministerio de Sanidad, se da cuenta de, al menos, 58 brotes relacionados con locales de ocio en general con más de 1.700 casos. 

Además del cierre de locales de ocio nocturno y la prohibción de fumar, en la reunión se ha acordado que, en los bares y terrazas, se deba aumentar la distancia de seguridad entre clientes y la limitación a 10 personas por mesa. En todo caso, su horario de cierre se traza en la 1.00 de la madrugada «sin poder aceptar clientes a partir de las 12.00», ha dicho Illa. En las residencias de mayores, se establece la obligación de realizar una prueba PCR a cada nuevo ingreso en un plazo máximo de 72 horas. También a los trabajadores cuando se reincorporen de sus descansos o sean contratados. Las visitas a residentes quedan limitadas a una persona por usuario.

También se va a decretar que los eventos de ocio o culturales multitudinarios tengan la obligación de hacer una evaluación de riesgos epidemiológicos antes de celebrarse. Añadido a esto, las comunidades van a emprender cribados de pruebas PCR en áreas concretas o centros específicos donde la incidencia de la enfermedad pueda ser más acuciante. Illa ha cerrado recordando que el consumo de alcohol en la calle, el botellón, «está prohibido e insto a las autoridades a aplicar de forma estricta las sanciones previstas». Con todo este paquete encima de la mesa, ahora los gobiernos autonómicos tienen que trasladar estos acuerdos a órdenes legales.

Salvador Illa ha recordado que también se hacen recomendaciones como limitar los encuentros sociales a una decena de personas y se ha dirigido especialmente al grupo de personas más jóvenes para que limiten sus grupos de contacto y extremen la prevención «como están haciendo ya los más mayores».

El director del Centro de Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, afirmó este jueves que el incremento de casos era “suave” lo que permitía aplicar medidas de “manera más controlada” que durante el pico pandémico. Simón quiso poner el ejemplo de Aragón y Catalunya cuyas acciones de contención, “demuestran que se puede controlar la enfermedad”.

https://www.eldiario.es/sociedad/sanidad-anuncia-prohibicion-fumar-calle-cierre-discotecas-espana-incremento-casos-covid-19_1_6163855.html

Prohibición de fumar, más restricciones sociales y cribados: las comunidades buscan nuevas medidas ante el incremento de contagios

Prohibición de fumar, más restricciones sociales y cribados: las comunidades buscan nuevas medidas ante el incremento de contagios

La pandemia de COVID-19 no cede en España y la nueva normalidad en época estival ha favorecido que siga propagándose: 2.900 contagios certificados de miércoles a jueves. Las comunidades autónomas se han lanzado esta semana a poner en marcha nuevas restricciones y controles ante el incremento de casos cuya curva ascendente sigue escalando en varias zonas y no acaba de ser doblegada del todo en aquellas donde la transmisión se multiplicó primero: Aragón y Catalunya. Los Gobiernos regionales aprueban la prohibición de fumar al aire libre, limitar el número de personas que pueden reunirse, los confinamientos locales y lanzan campañas de pruebas PCR generalizadas al comprobar que la expansión de la enfermedad continúa.

Galicia abrió el miércoles la espita: la Xunta ha prohibido fumar en espacios abiertos desde este jueves si no puede mantenerse una distancia con el resto de personas. El Ejecutivo de Núñez Feijóo se ha asustado al comprobar cómo se está propagando el virus: más de 140 nuevos casos en 24 horas, una cifra que recuerda al mes de abril pasado. Tras la decisión gallega, Canarias ha tomado este jueves la misma determinación además de obligar a llevar la mascarilla casi en cualquier momento (era la única que se había resistido a esta medida que se generalizó a finales de julio).

Una vez abierto el camino, varias comunidades están preparando el terreno: este jueves, la Comunitat Valenciana, Castilla-La Mancha, Castilla y León, las Islas Baleares y Madrid han anunciado que estudian activar esta medida. Andalucía ha encomendado un análisis técnico como paso previo. Allí, este jueves, los datos de la epidemia indican que, en lo que va de agosto, han registrado más positivos que en los tres meses anteriores: 422 casos. Mientras se lo piensan, la Junta ha decretado que en las corridas de toros se obligue a mantener 1,5 metros entre localidades. Catalunya también baraja impedir que se fume en espacios abiertos si hay cercanía, según han comentado sus responsables de Salud Pública. En esta ocasión no han hecho demasiado mella las quejas del sector de restauración o el tabaquero que argumentó al conocer la medida gallega que «no existen estudios científicos concluyentes» sobre la propagación del virus al exhalar el humo del cigarro.

El director del Centro de Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, ha analizado este jueves que los datos muestran una «subida suave [de casos] que permite tomar medidas más controladamente». Y luego ha añadido que «Catalunya y Aragón han demostrado que se puede controlar la enfermedad con las medidas existentes, aplicándolas con contundencia. Es verdad que si se aplican más, puede ser incluso mejor». Sobre el asunto del tabaco, lo ha relacionado con «el uso de la mascarilla», es decir, impedir que los fumadores se pongan y quiten la mascarilla con cada cigarro.

En Euskadi, la consejera de Sanidad, Nekane Murga, ha avisado de que están estudiando ampliar medidas debido a la «severidad de la situación». En el País Vasco han doblado sus contagiados diarios este jueves con más de 500 positivos, 400 de ellos en Bizkaia. «Los datos de esta semana son el resultado de las infecciones de los diez días previos, pero eso significa que nuestro futuro está en lo que estemos haciendo hoy. No hay otra vía que la responsabilidad y la corresponsabilidad». El Gobierno vasco ha dicho que no descarta establecer una alerta sanitaria aunque sí ha desechado, de momento, la idea de regresar a los confinamientos. En la vecina Comunidad Foral de Navarra, sí se ha pasado a restringir más las condiciones de vida en la localidad de Tudela. Se limitarán los eventos sociales, han explicado desde el Ejecutivo. En concreto, las reuniones privadas no podrán superar un total de 10 personas, salvo que sean convivientes. La asistencia a iglesias, mezquitas y otros lugares de culto tampoco podrá superar el 50% de su aforo permitido. Estas prohibiciones se han activado también en otros municipios o barrios con brotes o incidencias altas como Mendillorri, Sangüesa o Murillo el Fruto.

Otro Gobierno que ha salido este jueves a lanzar un mensaje preocupante ha sido el de Extremadura cuyo consejero de Sanidad, José María Vergeles, ha asegurado que viven una «segunda ola» con 58 contagios confirmados en las últimas 24 horas. Su homólogo en Cantabria ha avanzado que “se va a endurecer alguna cosilla”. Manejan un plan para aislar, llegado el caso, barrios o zonas concretas.

En otros lugares, se ha decidido lanzar campañas de cribado muy amplias con el objetivo de atrapar el mayor número de casos asintomáticos y así cortar las cadenas de transmisión soterradas que se estén produciendo. La Generalitat de Catalunya va a hacer PCR a todos los ciudadanos de algunas zonas concretas, por el momento sobre todo dentro del área metropolitana de Barcelona. A partir del fin de semana, extenderá la medida a dos barrios de la capital catalana: Torre Baró, en el distrito de Nou Barris, y el barrio del Besòs, en Sant Martí. El cribado a gran escala llegará así a Barcelona después de haberse probado desde la semana pasada en varias ciudades del área metropolitana como Terrassa, Sabadell y Ripollet, y en los últimos días también en Santa Coloma de Gramenet, Granollers o Mollet del Vallès. Las campañas han resultado en un incremento de postivos detectados: 900 contagios registrados en un días. Pero no es la única comunidad que desplegará tests a gran escala. El Govern de las Islas Baleares lo va a hacer en las zonas con más incidencia de casos. Se trata de las áreas de salud con más casos son las de Inca, el Arenal de Llucmajor y Son Gotleu.

Mientras, nueve sociedades médicas entre las que están las de Medicina Preventiva y de Salud Pública, la de Medicina Interna o la de Urgencia y Emergencias han lanzado un comunicado este jueves en el que se muestran preocupadas por el «incesante aumento de casos de COVID-19» que podría derivar, han dicho, en «un nuevo colapso de la Sanidad». A fecha de este jueves 13 de agosto había ingresadas en planas hospitalarias 3.213 personas, un 3% de la capacidad total, según ha concretado Fernando Simón. 383 más están en una UCI. Sin embargo, el propio Simón ha reconocido que sí puede haber puntos con alta tensión asistencial como las vividas por Lleida o Zaragoza. Ahora es el turno de Madrid.

En esta Comunidad, 1.000 personas permanecen ingresadas por la COVID-19, según Sanidad. Ese nivel ha terminado por imponer algunas medidas especiales en algunos hospitales. En el Universitario de Móstoles se han suspendido intervenciones menores y reservado plantas, lo mismo que en el 12 de Octubre que también ha pospuesto cirugías. El hospital más grande de España, el Gregorio Marañón de Madrid, también ha tenido que reservar plantas para poder aislar casos de coronavirus. Algunos de sus sanitarios han causado baja.

https://www.eldiario.es/sociedad/prohibicion-fumar-restricciones-sociales-cribados-comunidades-buscan-nuevas-medidas-incremento-contagios_1_6162634.html

No es solo el turismo: por qué España está a la cola de la recuperación según la OCDE

No es solo el turismo: por qué España está a la cola de la recuperación según la OCDE

España corre el riesgo de descolgarse de la recuperación, según la OCDE. La organización publicó este lunes un indicador, el CLI, que dejaba en muy mal lugar a nuestro país. Mientras el resto de economías de la eurozona —Francia, Alemania, Italia, Reino Unido, Portugal…— rebotaron con fuerza en julio, España bajó respecto a junio y quedó lejos de la media de países del grupo. En contraste con el «fortalecimiento continuado» del conjunto, España «apunta signos tentativos de desaceleración», afirmó un portavoz.

El CLI es un índice compuesto de indicadores que pretende adelantarse a los datos reales. «Los analistas usamos mucho estos índices porque son los primeros avances que hay», explica Eduardo Naranjo, director de mercados financieros en la Caja de Ingenieros. «Suelen ser datos de confianza del consumidor, encuestas a empresas sobre cómo ven el panorama… Cuando se conoce el PIB, los mercados no reaccionan porque ya saben por dónde van los tiros. Esto te indica cómo serán los datos reales». Concretamente, el CLI de España en julio se situó en 93,72 puntos, solo por encima de la República Checa, Eslovaquia y Eslovenia.

El dato español, continúa Naranjo, no es sorprendente. España ha tenido uno de los confinamientos más estrictos, lo que ha provocado una brutal caída de la demanda interna. Como la incertidumbre sigue latente —y los rebrotes complican la salida en forma de ‘V’— «todas las empresas hacen políticas conservadoras: ahorran costes, hacen acopio de caja y tratan de salvar el año porque no saben lo que van a ingresar. Eso hace que inviertan menos y afecta al resto de la economía».

Por otro lado, el turismo extranjero era la gran esperanza de la recuperación en verano. El Gobierno aprobó un proyecto piloto en Baleares, antes de abrir las fronteras, para demostrar al mundo que España era un destino seguro. Las reservas fueron cogiendo ritmo hasta la última semana de julio, cuando varios países recomendaron no venir y Reino Unido nos dio la estocada final imponiendo una cuarentena obligatoria al que llegara desde aquí. «Eso ha sido bastante fuerte e impactará en el PIB del tercer trimestre», advierte Florentino Felgueroso, investigador asociado en la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea).

Sin embargo, el índice de la OCDE no tiene en cuenta ningún dato relacionado directamente con el sector turístico ni el visitante internacional. Al contrario, el número sale de varios indicadores que miden el estado de la industria, la construcción y el consumo interno. Estos varían por países. Para España, la organización utiliza la capacidad industrial, las tendencias en el empleo en construcción, el IPC sin vivienda, la confianza de consumidor, el índice de la Bolsa y las ventas de coches. Y, como destaca Felgueroso, España ya tenía un dato bajo antes de la pandemia.

«En enero ya habíamos caído de las primeras posiciones del índice a las últimas. Estábamos en un proceso de desaceleración que se ha ampliado, pero la baja posición ahora no se debe a la pandemia como tal», explica el investigador. «Es un indicador subjetivo, pero que acierta bastante. Hace seis meses, ya nos decía que nos desacelerábamos. Hay que sumar ese factor para entender nuestra posición actual».

Veamos, por ejemplo, la evolución del empleo en la construcción. Desde mayo de 2019, la afiliación se ralentizaba, como sucedía en la industria y el transporte. De hecho, hay que recordar que los datos de empleo en enero fueron malos y que la destrucción fue la más alta desde 2013.

La capacidad de la industria —el porcentaje de actividad industrial del país respecto al total que puede alcanzar— también había caído ligeramente en el último trimestre de 2019 y el primero de 2020, tras varios trimestres en máximos, por encima del 80% y muy lejos ya de las cifras alcanzadas en la anterior crisis, cuando nuestra industria llegó a estar al 70% de su capacidad. Esto ha provocado que la recuperación sea más lenta que en otros países europeos y que actualmente casi un tercio del sector siga parado.

En Bolsa, las cosas no van mucho mejor. El Ibex 35 ha perdido un 29% de su valor desde finales de febrero hasta situarse como el peor de los europeos, con caídas especialmente fuertes en las empresas turísticas (Meliá, IAG o Amadeus) y en los bancos (BBVA o Santander), que han registrado pérdidas récord en la primera mitad del año y también tienen mucho peso en la economía española. Por último, España es el país de la eurozona en el que más han caído las ventas de coches (que suelen ir muy ligadas a la evolución del PIB) en los seis primeros meses del año. De nuevo, la tendencia no es una sorpresa: ya en enero los datos avisaban de la ralentización.

La desaceleración que ya traía España es una de las razones que explican por qué salimos tan mal parados en el indicador de la OCDE. La caída del consumo interno por el confinamiento, la estructura del tejido empresarial —compuesto mayoritariamente por pymes— y la debilidad de nuestro mercado laboral suman al cóctel. La dependencia del turismo es una parte de la historia, pero no toda. De hecho, países como Italia o Francia también tienen un alto porcentaje de PIB turístico y ni el PIB ha caído tanto ni están tan abajo en el gráfico de la OCDE.

«Las condiciones del mercado laboral español son peores que el resto. Partimos en desventaja por el paro estructural y el porcentaje de temporalidad. Si las condiciones laborales son más atrasadas, los ratios de ahorro son peores. Eso pesa en el consumo», indica Naranjo. Los puestos temporales son los primeros en destruirse si las cosas van mal. Y el tejido industrial español no se puede comparar con el francés, continúa, ni siquiera si miramos a nuestra ‘niña bonita’, la industria automovilística. «Es un sector con unos desafíos tremendos por delante y que el coronavirus ha acelerado. Yo preferiría tener un 10% del PIB en industrias con mejor tendencia a medio plazo, como la transición a modelos eléctricos», continúa.

De momento, España no tiene grandes planes de inversión en electrificación, sigue subvencionando coches contaminantes y corre el riesgo quedar obsoleta frente a Alemania, China, Corea y Estados Unidos, que es donde se fabrican la mayoría de baterías.

«Además de tener dos sectores muy expuestos a las restricciones, como el turismo y el comercio, salimos muy mal parados en el tamaño de las empresas. Las pequeñas tienen costes fijos, como el alquiler, y distintas formas de financiarse. No acuden al mercado, sino al banco o al Estado. Sufren más», añade Felgueroso. Aunque el estado está sosteniendo a empresas y rentas familiares con instrumentos como los créditos ICO, los ERTE y el ingreso mínimo vital, nuestro punto de partida era más frágil y estaba peor preparado para una crisis que el de otros países, de ahí que la recuperación se prevea más lenta.

«Lo importante es que la crisis se expande a todos los sectores. Ha cambiado la demanda, la gente está ahorrando por precaución y no consumimos tanto. Ahí es cuando entramos en recesión: cuando la renta se ve afectada y el consumo también», concluye el investigador. «En principio, lo que dice la OCDE de por qué lo vamos a pasar peor es porque hay riesgo de que los efectos directos, en algunos sectores, se acaben expandiendo».

https://www.eldiario.es/economia/no-turismo-espana-cola-recuperacion-ocde_1_6160759.html

Actualizado: 14 agosto, 2020 — 6:00 am

Un estudio preliminar de China encuentra anticuerpos en pacientes de COVID-19 seis meses después del inicio de síntomas

Un estudio preliminar de China encuentra anticuerpos en pacientes de COVID-19 seis meses después del inicio de síntomas

Una inmunidad prolongada hasta al menos el sexto mes tras la infección. Es lo que asegura un nuevo estudio elaborado en China con varios pacientes de coronavirus detectados en Wuhan, la ciudad en la que apareció el SARS-CoV-2. La investigación, que es aún preliminar y ha sido publicada en el repositorio abierto medRxiv, y por lo tanto, no ha sido aún revisada por pares, ha encontrado que los anticuerpos IgG, los de protección más a largo plazo, pueden durar hasta seis meses en el cuerpo humano tras el inicio de los síntomas. Aunque con fluctuaciones, el estudio apunta a que más del 70% de los pacientes los siguió manteniendo hasta la semana 26, que fue el periodo analizado.

Los investigadores, de varios institutos y laboratorios de Wuhan, Alemania y Chicago (Estados Unidos), analizaron muestras de 349 pacientes sintomáticos ingresados en el Hospital de la Unión de Wuhan y en el Centro Nacional de Recursos de Virus del Instituto de Virología de la misma ciudad china durante el período del 1 de enero al 15 de julio de 2020. Entre las conclusiones, explican que exhibieron una respuesta «temprana y rápida» de anticuerpos IgG y IgM: durante la primera semana tras el inicio de los síntomas, dieron positivo, aunque con diferentes frecuencias, tanto anticuerpos IgM-S (66%) como IgG-N (33%), IgM-N (22%) e IgG-S (11%). Los dos IgM acabaron, sin embargo, disminuyendo hasta volverse indetectables entre la semana 10 y 13.

Por su parte, los IgG-S eran positivos en el 97% de los pacientes en la semana tres, y «se mantuvo en un relativo alto porcentaje hasta el final». Los IgG-N aumentaron «rápidamente» hasta alcanzar el 87% de los pacientes en la segunda semana «y se mantuvo en niveles muy altos a partir de entonces», deslizan los investigadores en los resultados. En ambos casos, la tasa está por encima del 70% durante el periodo analizado. Los picos de anticuerpos se alcanzaron en la semana 4 y 5, señala el estudio, y después hubo una fase de contracción hasta que se estabilizaron. Por lo tanto, concluyen, las respuestas de IgG al SARSCoV-2 «fueron muy similares a las respuestas de anticuerpos contra muchos otros virus», con máximos unas pocas semanas después de la infección, una fase de caída y finalmente «un respuesta estabilizada».

Por el momento, las evidencias van en la línea de que las personas que pasan la COVID-19 presentan inmunidad, pero aún desconocemos muchas facetas de la respuesta y la de la duración es una de ellas. Según explican los autores del estudio, que fue publicado el pasado 24 de julio, el periodo de observación de seis meses «es el más largo hasta ahora» y aseguran que conocer el grado de protección frente al coronavirus de quienes ya han pasado la enfermedad es «de una importancia crítica».

Avisan, eso sí, de que el grupo de pacientes con el que han llevado a cabo la investigación está exclusivamente compuesto por personas sintomáticas, por lo que el nivel y duración de los anticuerpos «pueden ser completamente diferentes» en aquellas que pasen la enfermedad sin síntomas. También indican que aún se desconoce cómo se relaciona el nivel de gravedad de la infección con los anticuerpos y, de hecho, los enfermos más agudos tenían niveles de IgG-N más altos que los no graves en la cuarta semana, explican, por lo que puede ser que la mayor afectación del virus conduzca a fuertes respuestas inmunes que persisten durante un periodo de tiempo más prolongado.

https://www.eldiario.es/sociedad/estudio-preliminar-china-encuentra-anticuerpos-pacientes-sintomaticos-covid-19-seis-meses-despues_1_6162686.html

Actualizado: 14 agosto, 2020 — 2:00 am

La cifra de nuevos casos de coronavirus en España se dispara hasta los 7.550, con 2.935 contagios en las últimas 24 horas

La cifra de nuevos casos de coronavirus en España se dispara hasta los 7.550, con 2.935 contagios en las últimas 24 horas

Sanidad ha notificado 7.550 nuevos casos de coronavirus. De ellos, 2.935 contagios corresponden a las últimas 24 horas, una cifra muy superior a la del miércoles cuando se notificaron 1.690 nuevos positivos, pero sin datos de Madrid.

El aumento de contagios en la última jornada se produce, principalmente, por el incremento de positivos en la Comunidad de Madrid y en Euskadi. La Comunidad, que el miércoles no notificó casos al Ministerio de Sanidad debido a «problemas técnicos», ha informado este jueves de 3.146 nuevos positivos, 842 de ellos en las últimas 24 horas. Asimismo, Euskadi duplica su cifra de ayer –de 268 casos– con 545 nuevos contagios. Les sigue Aragón que, con 418 nuevas detecciones, también incrementa las cifras de la última jornada; Andalucía (con 217) y Catalunya (164).

El director del Centro de Coordinación de Emergencias y Alertas Sanitarias, Fernando Simón, ha informado este jueves en rueda de prensa que cerca del 50% de estas nuevas detecciones por PCR son casos asintomáticos. Y ha asegurado que «la evolución de la curva puede ser engañosa», ya que el aumento en el cómputo de infectados se puede deber a un incremento en el número de diagnósticos.

El Ministerio suma, además, 26 fallecidos con COVID-19 en el cómputo total, mientras notifica 70 muertes en los últimos siete días, 20 de ellos en Aragón y 14, en Madrid. Simón ha señalado que «prácticamente todos» estos decesos están relacionados con brotes en residencias de ancianos y ha destacado la «estabilización clara» en Aragón.

Junto a esta comunidad, ha destacado el trabajo en Catalunya. Ambas comunidades, ha dicho, «han demostrado que si se aplican las medidas disponibles con contundencia, los brotes se pueden controlar».

Ya son 337.334 las personas a las que se les ha detectado coronavirus desde que empezó la epidemia, de las que 28.605 han fallecido.

Asimismo, el número de personas infectadas que han precisado hospitalización en los últimos siete días asciende a 953, 51 de ellas han tenido que ser ingresadas en la UCI.

En los últimos días, la preocupación por el aumento de casos ha llevado a varias comunidades a tomar medidas adicionales para tratar de contener la propagación del virus. La última en hacerlo ha sido Canarias. Este mismo jueves, se ha sumado a Galicia al prohibir el consumo de cigarrillos en calles y terrazas cuando no sea posible respetar la distancia de seguridad. Mientras tanto, varios gobiernos regionales evalúan la implantación de la nueva norma. El archipiélago canario también se ha adherido a la obligatoriedad del uso de las mascarillas en espacios públicos en todo momento, entre otras medidas restrictivas.

En esta misma jornada, la Generalitat de Catalunya ha presentado un protocolo de cara al regreso a las aulas en septiembre. Las nuevas directrices prevén una cuarentena de dos semanas y pruebas PCR para todos los alumnos que hayan compartido clase con casos confirmados de COVID-19.

Por su parte, el vicepresidente de Castilla y León, Francisco Igea, ha pedido al Gobierno una «herramienta jurídica» que permita confinar con rapidez sin que sea necesaria una autorización judicial. «No se puede luchar sin una herramienta eficaz que permita dictar resoluciones rápidas y seguras», ha defendido este jueves en un Consejo de Gobierno extraordinario telemático en el que se ha referido al «lento pero imparable crecimiento de la incidencia acumulada de casos» en la región.

https://www.eldiario.es/sociedad/cifra-nuevos-casos-coronavirus-dispara-7-550-2-935-contagios-ultimas-24-horas_1_6162306.html

Ñ de Ñapa © 2018